Defendiendo la cartera con derivados

Defendiendo la Cartera con derivados

Buenas! Como ya sabéis, y a pesar de algún sustito, últimamente las bolsas y nuestras carteras andan verdeando mucho. Los más viejos del lugar sabemos que eso no va a ser eterno, así que me vino a la cabeza el otro día qué hacer si llevamos una acción en cartera que la vemos sobrevalorada pero no queremos venderla.

En los primeros compases: Venta de CALLS (Si tienes mínimo 100 acciones)

Idea: Si tenemos una acción muy sobrevalorada queremos sacarle una rentabilidad extra vendiendo CALLS a 6, 9 o 12 meses para ganar la prima. Si sube por encima del strike de la CALL la podremos rolar o dejar ejecutar la venta.

¿Cuándo hacerlo?

Cuando tenemos una acción muy sobrevalorada, que no nos importaría vender algo más cara y lleva tiempo sin superar una resistencia.

¿Cómo se hace?

Se busca vender una opción CALL a un plazo de 6 a 12 meses bastante por encima de la resistencia. Se puede sacar sobre un 2% o 3%  de prima. Parece poco, pero pensad que seguiremos cobrando los dividendos mientras tengamos las acciones sobre las que vendamos la CALL.

Ejemplos:

   1) Vender 1 CALL de Naturgy strike 29 vencimiento junio 2020 por 55€ de prima.

   2) Vender 1 CALL de RWE strike 26 vencimiento 20 diciembre 2019 por 85€ de prima.

   3) Vender 2 CALL de Eon strike 11 vencimiento 19 junio 2020 por 70€ de prima y recomprarlas por 10€.

Pros/Contras

   – Cobras una prima, que es el máximo beneficio de la operación.

   – Puedes tener que vender las acciones o rolar.

   – Sigues cobrando los dividendos, ya que posees las acciones.

Seguimos con algo más duro: Compra de PUTS 

Idea: Si tenemos una acción sobrevalorada o que parece que hace techo, o que tiene tendencia bajista, sería comprar una PUT pagando una prima y ganar con la caída de la acción subyacente.

¿Cuándo hacerlo?

Cuando tenemos una empresa que hace tiempo que no supera máximos y por tanto ha reducido su volatilidad, con lo cual las puts son más baratas de comprar. Además mejor si la empresa es cíclica, porque caen más fuerte.

¿Cómo se hace?

Buscamos comprar una opción PUT a 12 meses para dar tiempo a que se desarrolle el movimiento bajista sin que se deteriore demasiado la prima. Cuando la acción llegue a un soporte, se vende la opción PUT comprada y se ingresa la prima.

Ejemplo: Como no he comprado puts, voy a poner un ejemplo a toro pasado.

   – Compra de 1 PUT de Telefónica el 17 de diciembre de 2018 strike 7,66 pagando 87€ de prima.

Como se ve, la prima varía mucho, y desde el 17 de diciembre se podía haber vendido hasta por 192€ en septiembre de 2019. 


Pros/Contras

   – Pagas una prima, y siempre es peor pagar que cobrar, jajaja!

   – Es muy difícil acertar con el mejor momento para comprar la PUT.

   – En caídas leves del 7 o 8% no se aprovecha, porque puede ser lo mismo que hayamos pagado de prima.

   – En caso de una gran caída el beneficio puede ser grande, pero se reduce algo por la prima pagada.

La artillería pesada: Vender CFDS contra nuestras acciones

Idea: Si tenemos una acción que empieza a caer y queremos recuperar la mitad de lo que vaya cayendo le vendemos un CFD contra la mitad de las acciones de esa empresa que tengamos en cartera. La mitad de lo que perdamos con la acción lo recuperaremos con el CFD vendido. Si sube la acción mucho se puede vender y cerrar el CFD con lo que la ganancia sería la mitad de la revalorización de la acción sin el CFD.

¿Cuándo hacerlo?

El momento de vender CFDS sería cuando ya ha empezado el movimiento bajista, al ver que no se supera una resistencia.  Luego tendríamos que ver un posible soporte donde recomprar los CFDS o recomprarlos donde ya estemos contentos con la ganancia.

¿Cómo se hace?

Imaginad que tenemos 300 acciones de TEF que cotizan a 7€. Vendemos 150 CFDS de TEF (es decir, la mitad). Entonces pueden pasar 2 cosas:

    1. Si TEF sube a 8€ las 300 acciones se revalorizan 300€ pero con los 150 CFDS perderíamos 150€. Posibilidades:

              a) Vender las 300 acciones y cerrar los 150 CFDS y ganamos 300-150 = 150€ menos comisiones y intereses del CFD.

              b) Vender otros 150 CFDS a 8€. Ello sería como promediar con CFDS y tendríamos una posición neutra, ya que la minusvalía en CFDS compensaría completamente la revalorización de las acciones. Lo que ganáramos con CFD lo perderíamos con las acciones y viceversa.

              c) Cerrar los CFDS con pérdida de 150€.

              d) Esperar.

 
 2. Si TEF baja a 6€ las 300 acciones se desvalorizan -300€ pero con los 150 CFDS ganaríamos 150€ al recomprar los 150 CFDS, menos las comisiones de operar y intereses del CFD.

Ejemplos:

   1) He aquí una operación real con CFDS sobre Grifols. El “resultado fiscal” se obtiene sumando los costes de financiación, que no desgravan.

   2) Aquí unas operaciones reales con CFDS sobre el Santander:

Pros/Contras

   – Pagas un pequeño interés diario de financiación del CFD.

   – Si la empresa paga dividendo lo has de pagar por los CFDS que se tengan vendidos.

   – Si sigue subiendo la cotización o cierras el CFD pronto o lo haces al mismo tiempo que vendes las acciones.

   – Hay que estar pendiente para decidir cuando abrir y cerrar las posiciones. Además ahora con la nueva regulación de la ESMA es más complicado proteger los CFDS con acciones propias, porque obligan a abrir una cuenta dedicada y separada de la que tenemos las acciones.






Consideraciones Finales

Para una cartera a largo plazo posiblemente lo mejor fuera no hacer nada, como mucho ampliar algo tras las bajadas, pero para los más inquietos y aunque éstas no las he hecho, aquí van un par de ideas más:

   – Vender CFDS sobre índices.

   – Vender futuros sobre índices o sobre una acción.

Bueno, y hasta aquí mi nueva perpetración, jajaja! Saludos a todos.

Luis C.

from Pobre Pecador https://ift.tt/2tePZrk
via IFTTT

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *