Owens & Minor, ¿ganga o pufo? (2a parte)


 Seguimos con el análisis sobre OMI. En esta segunda y última parte se explica los análisis que realizaron otras webs, así como se habla de qué dijo el CEO de la compañía (Mr. Phipps) cuando le preguntaron sobre la sostenibilidad del dividendo (en la Conference Call de los resultados 2Q2018). También os doy mi opinión sobre si OMI es una ganga o un pufo.

 Vuelvo a agradecer a Mannel Perry la información aportada para la realización de esta segunda parte. El análisis de Value Line me lo pasó él, así como varios documentos de Sure Dividend (ya había leído lo de esta última web, pero ahora lo tengo en PDF gracias a él).

 Continúo, pues.

 OTROS ANÁLISIS DE OMI

 Obviamente, no soy la primera persona que analiza OMI. Ni siquiera soy el primero tras las caídas de esta semana.

 A continuación os hago un breve resumen de los análisis que he podido leer sobre OMI. Todos son de 2018:

 1) SURE DIVIDEND: 

 En el análisis del 12 de junio que se hacía de 5 empresas muy infravaloradas, Josh Arnold defendía que OMI era la empresa más infravalorada de las cinco (incluía esta minilista a WBA y a CAH), con unos retornos esperados del 8% anual compuesto para su BPA. Aparte, se decía que si el PER histórico medio había sido de unas 18 veces, comprarla a unas 8 veces (como estaba en junio), era una auténtica ganga. 

 Por otra parte, esta semana salió un comentario de Sure Dividend sobre los últimos resultados de OMI (Q2018). Reconocían que esperaban $2 de BPA para 2018, pero que con un BPA esperado de $1’45 todavía era fuerte compra («strong buy»). En este análisis del 7 de agosto, Nick McCullum daba un fair price de $26 para OMI y reconocía que en 2023 el dividendo podría ser de $1’25, un 20% más que en 2018. Sorprende un poco que crean que OMI puede escalar hasta un PER 18x, aunque al hablar de un 8% anual compuesto de BPA, la sorpresa se convierte en relativa. 

 Reconoce el autor de este análisis, eso sí, cierto deterioro en los fundamentales de OMI en los últimos años. Alude en concreto al aumento de la deuda, algo lógico por las dos adquisiciones recientemente cerradas (Rybam y Halyard S&IP).

 Las últimas líneas del análisis de Sure Dividend dicen mucho de la situación actual de Owens & Minor y de la idoneidad o no de comprarla ahora:

 «The company’s strong total return potential combined with its leverage and recent poor operating performance make this stock a buy, but only for investors with a high risk tolerance.«

 (El alto potencial unido al apalancamiento y al mal desempeño operativo hacen de esta acción una compra, pero solo para inversores que toleren alto riesgo).

 «Disclosure: This analyst has no position in the security discussed in this research report, and no plans to initiate one in the next 72 hours.«

 (Nota: este analista no tiene acciones de esta empresa, ni tiene planes para comprarla en las próximas 72 horas).

 Aunque mi traducción es un poco libre, el mensaje es el mismo: ni OMI es una acción segura, ni el analista la ve tan chollo como para comprarla ya. De hecho, me llama mucho la atención que desde Sure Dividend la pongan como ejemplo de empresa infravalorada pero que no la tengan comprada, ni la vayan a comprar, por lo menos Nick McCallum, que debe tener cartera de acciones y dinero suficiente para permitirse por lo menos 1 compra tan clara como OMI. No me da mucha confianza esta disociación entre «lo que digo» y «lo que hago» en este analista.

 2) SEEKING ALPHA:

 Aquí he podido leer por encima la Conference Call de OMI tras dar los resultados 2Q2018.

 Un aspecto relevante es que los impuestos pagados han sido del 30% del BAI, y no el 25% como esperaban. Además, hay gastos propiciados por Halyard, cuestiones operativas y por los intereses a pagar. Hasta 10 millones más de gastos, que en principio entiendo que son extraordinarios. Por ejemplo, la tasa de impuestos se espera que vuelva al 25% ya en 2019. 

 Se quejan también de la subida de las materias primas que usan, dado que al menos 2 de ellas salen del petróleo, cuyo precio ha subido en los últimos meses, como sabemos. Cuando han preguntado si iban a poder trasladar la subida del coste de las materias primas a los clientes, un representante de OMI ha confesado que a corto plazo no se iba a poder hacer dada la naturaleza de los contratos. O sea, que el resto de 2018 puede ser complicado en este aspecto y los márgenes se podrían reducir.

 Han insistido en que crecerán a doble dígito en Ventas durante 2019. También piensan bajar la deuda de 4x EBITDA en 3 años.

 Tras un buen rato de responder a las preguntas de los analistas, Cody Phipps (Chairman, President y CEO de OMI) ha tenido que responder a la pregunta del millón de dólares:

 «¿Y qué hay del dividendo?», ha venido a preguntar el analista Eric Coldwell. El tal Eric se ha cuestionado la sostenibilidad del dividendo y ha pedido que Phipps compartiera con los analistas los pensamientos que pudiera tener. Phipps ha respondido que estaba muy excitado con el nuevo modelo de negocio, con las nuevas fuentes de generación de cash flow y de ahí su optimismo con cómo les puede ir el 2019; y siguen comprometidos con el dividendo.

 3) SIMPLYWALL.ST:

 Del análisis de esta web saco en claro, sobre todo, que ellos consideran que su precio justo por descuento de flujos de caja futuros está por debajo de $12, en $11’74 exactamente.

 4) THE MOTLEY FOOL:

 Todd Campbell, a raíz del sell-off de esta semana, explica en esta web el porqué de la caída y opta por «esperar y ver». No hace un análisis profundo de los resultados ni de la compañía.

 5) VALUE LINE:

 En la ficha que esta web tiene sobre OMI, actualizada a 18 de mayo de 2018 por Nira Maharaj, se pueden ver datos muy interesantes. Recordad que este análisis es anterior a los resultados 2Q2018.

 En primer lugar, la ficha nos indica que las Ventas pueden subir más de un 6% en 2019 (de 163 dólares por acción a 174). Respecto al FCF 2018 son muy optimistas, y plantea la analista que puede llegar a los $2’20, que equivaldría a 131 millones, por encima incluso de Morningstar (129 millones). Si Value Line acierta, el dividendo estaría más que asegurado ($1’04). Para 2019 se acrecienta el optimismo, y el FCF sube a 2’55 con un dividendo esperado del $1’05.

 La deuda a largo plazo está desactualizada, pues en Value Line se considera que acabará en 2018 con 900 millones, cuando ahora mismo es de más de 1.600 millones. También está desactualizado el BPA, que se espera que sea de $1’40 – $1’50, no de $1’65, como dice Value Line. Es lógico este desfase porque está escrito hace casi 3 meses.

 También señala VL que OMI tiene un futuro brillante por delante y que cotiza a precios históricamente bajos (en agosto, todavía más bajos, como sabemos).

 En resumen, Nira Maharaj considera que es apta para inversores audaces que puedan esperar hasta 2021-2023. Amplio potencial de subida.

 6) CARNEVALE:

 Hay un vídeo de este señor en Youtube sobre OMI (26 de enero de 2018) donde habla largo y tendido sobre OMI. Varias cosas interesantes saco de ese vídeo:

 a) El precio está conectado con los fundamentales de la empresa, de ahí que hay «sell-offs» cuando la empresa defrauda. Esto es una obviedad, pero en el caso de OMI se muestra en toda su crudeza pues es fácil que la empresa se deje un 5%, un 10%, e incluso un 15% si los resultados trimestrales no gustan.

 b) El dividendo crecía a doble dígito en décadas anteriores, pero en los últimos años las subidas han sido de menos de un 5%, e incluso de solo un 1%. Esto no es bueno si se busca invertir en dividendos. Significa que algo ocurre.

 c) Carnevale revisa los CFOs de la empresa para ver cuánto gana realmente la empresa. Y lo que ve no le gusta: a veces el CFO ha sido negativo, y otras veces ha sido errático; esto último significa que no ha subido año a año. Si el CFO no crece o es negativo, eso es malo para el FCF, que es el que nos dice si el dividendo es sostenible o no. El dividendo ordinario nunca debería ser mayor que el FCF, eso es lo ideal.

 d) Centrándose más en el FCF, también ve años en negativo y años erráticos. Lógico, pues el FCF depende en buena medida del CFO.

 e) Si se mira la cotización como P/EBITDA o veces que se ha pagado el EBITDA, sale que por debajo de 7 veces EBITDA es buena compra. El vídeo, hecho a finales de enero de 2018, señala que está a menos de 6x EBITDA. Ahora está incluso a 5x EBITDA, por lo que está infravalorada desde ese punto de vista.

 f) No es la clase de empresa que le gusta (véase minuto 11 del vídeo), y no se le escapa que el dividendo está creciendo muy poco en los últimos 4-5 años.

 g) Sin embargo, como empresa que ha cotizado de media a PER 17x, comprar a PER 10x hoy día ($14’5 aproximadamente) y cobrar mientras tanto jugosos dividendos (más de un 7% bruto) podría ser una buena jugada para el autor del vídeo.

 h) El Margen Bruto ronda el 10%, el Margen Neto el 1%-1’5%, y la deuda sube y baja a lo largo de los años, lo cual da a entender que la empresa es capaz de incrementar el dividendo a la vez que va reduciendo la deuda. Buen punto este en el caso de OMI.

 Como conclusión del vídeo, y a pesar de señalar varios aspectos negativos de OMI, Carnevale señala que es una gran empresa para comprar (en enero 2018), que tiene un alto dividendo y está muy infravalorada. Eso sí, para «short-term gain», o sea, para ganar dinero a corto plazo. Medio plazo (5 años) como mucho, me atrevería a añadir yo, siguiendo la lógica argumentativa de este inversor.

 Dado que creía Carnevale que la empresa ganaría un BPA de 2’15 dólares en 2018, al multiplicarlo por un PER 15x, le salía un «fair value» de $38. Problema: que el BPA de OMI este año será como mucho de $1’5, y eso supone 22’5 dólares de cotización para un PER 15x. «Solo» un 50% infravalorada respecto a los precios actuales; una ganga, si aceptamos el razonamiento de Carnevale.

 El 9 de agosto de 2018 Carnevale sacó una actualización de su valoración de OMI. 

 En este segundo vídeo señala que OMI podría ganar $1’45 de BPA en 2018, y $1’65 en 2019. Correcto ahí. Insiste en que está infravalorada y da un FCF para 2018 de $1’01, lo cual es insuficiente para costear el dividendo de $1’04. Este FCF es algo superior al que yo veía como el mínimo posible para OMI este año: unos 55 millones dije como peor escenario, lo cual serían unos $0’92-$0’98. 

 Sea como sea, este segundo vídeo revela a un Carnevale menos optimista con OMI: no la ve un «blue chip» que paga dividendos crecientes. Más bien teme que el dividendo esté en riesgo en el futuro. Al final del vídeo la veo una «turnaround» especulativa. O sea, que está bien para comprarla a menos de $15 y venderla dentro de X meses a precio superior; y mientras tanto se cobraría un dividendo jugoso, incluso si hubiera algún pequeño recorte.

 MI OPINIÓN SOBRE OMI


 Tras presentar muchos datos relevantes sobre Owens & Minor (OMI) y haber leído otros análisis, intentaré dar mi opinión sobre si OMI es una ganga o un pufo.

 Yo creo que OMI no es un pufo. No es una acción a evitar a toda costa. Su largo historial de dividendo (no me acuerdo del número exacto, pero son 20 años, si hacemos caso a Carnevale, que lo dice en si primer vídeo), su alto dividendo inicial (7’37% a cierre de mercado, 10 de agosto) y su modesta recompra de acciones, aparte de cotizar a un PER 10x máximo y que el 2019 debería irle mejor gracias a Rybam y a Halyard (10% de crecimiento en Ventas, según el CEO), suponen un buen punto de inicio para aquellos que quieran comprar OMI ya.

 Por otro lado, es una empresa con riesgo evidente. Varios trimestres defraudando en resultados, un dividendo que lo aumentan un 1% o ni eso, un FCF errático en la última década y que podría ser muy justito para pagar los próximos dividendos (Morningstar y Value Line consideran que el FCF da de sobra para pagar el dividendo; Carnevale que le faltará un poco), junto con la dificultad para trasladar rápidamente esa subida de costes al cliente y los márgenes ajustados con los que trabaja (Margen Neto de menos del 1’5% en todos los años de la última década), suponen trabas importantes para quien quiera invertir por dividendos pero a su vez buscando seguridad y crecimiento en los pagos.

 Como estoy obligado a mojarme, he aquí lo que pienso a día de hoy: no veo la necesidad de comprar OMI como inversión en dividendos. Y puntualizo: yo no tengo necesidad de correr este riesgo. Hay riesgos que no se deben omitir ni menospreciar. Ya he cometido errores en el pasado y OMI no tiene por qué ser uno más. Creo que OMI podrá mantener el dividendo, e incluso aumentarlo a $1’05 en 2019. Pero si me metiera, aunque fuera con un máximo de un 3% de mi cartera, tendría más en mente el riesgo que la posible recompensa.

 ¿Y para un inversor particular que no sea yo? ¿Merece la pena comprar OMI a $15, por ejemplo?

 Seguramente los que hayan entrado a $15 o menos consigan buenas plusvalías en el medio plazo, o buenos dividendos durante muchos años. O ambas cosas. Me da que la compra puede ser muy buena. Pero hay un nivel de riesgo en OMI que, aunque intuyo que es bajo, no debemos descartar sin más.

 Webs serias como Morningstar y Value Line son positivas respecto a su FCF y, por tanto, respecto a la sostenibilidad del dividendo, eso es un plus para los que han comprado o quieran comprar. Yo no soy tan optimista, y soy más cercano a Carnevale, que ve un FCF escaso para 2018 (yo lo veo más bien en 70-80 millones, lo cual sería $1’25-$1’30 de FCF).

 Por otra parte, critico a Nick McCallum (Sure Dividend) por poner por las nubes a OMI, diciendo que vale $26, a la par que afirma que no tiene intención de comprar acciones de la empresa en las próximas 72 horas. Aunque comprase el lunes 13 de agosto, me cuesta creer que alguien que lo ve tan claro desde hace muchos meses no se meta en OMI. Salvo que esté muy corto de liquidez (como yo, que tengo para pocos disparos), no me puedo creer ese discurso. Me refiero a que él considere que es compra. Pero tampoco es el tema principal de este análisis cuestionar la coherencia de un analista de acciones, por lo que no ahondaré más en ello. 

  Por cerrar este apartado: OMI es una ganga para el medio plazo, en mi opinión y a pesar de los riesgospero para el largo plazo (10 años o más), le veo demasiada incertidumbre. Raro será que el dividendo en 2019 no aumente, aunque sea un 0’5%; y aunque yo no tengo ganas de comprarla, la meteré en Candidatas de Agosto 2018 y seguiré atento a su cotización por si me interesase entrar para medio plazo. De momento, prefiero AT&T para largo plazo, siempre y cuando esté a $32 o menos; por lo menos AT&T tiene más margen para subir el dividendo año a año.

 CONCLUSIÓN

 A pesar de que he admitido el componente psicológico que afecta a mi veredicto sobre OMI, defiendo que mi opinión ha puesto sobre la mesa los pros y contras de comprar en estos momentos Owens & Minor. La veo más ganga que pufo, sobre todo si se compra para el medio plazo; de hecho, no la veo «value trap», ni «dividend trap», por más que un leve recorte del dividendo no es imposible. Para el largo plazo no la veo. 

 Y respecto a los que ya tienen acciones de OMI a $15 o menos, simplemente decir que creo que tienen muchas posibilidades de ganar. Pero esto es solo mi opinión, no sé lo que pasará en el futuro.

 ADVERTENCIA 

 Algunas palabras y frases de los apartados de MI OPINIÓN SOBRE OMI y CONCLUSIÓN están puestas en negrita para enfatizar partes importantes de mi análisis, no para influir de ninguna manera en el pensamiento de los demás.

 Como siempre, recordaros que este análisis ha sido un trabajo de investigación que pretendí ayudarme a saber si OMI era adecuada para mí o no. Lo comparto con mis lectores simplemente por si puede servirles de ayuda para tomar sus propias decisiones. No estoy recomendando nada acerca de OMI, pues no soy experto en nada.

 Si ganan dinero con OMI el mérito será de ustedes, no mío. Y si pierden dinero con ella, la culpa nunca puede ser mía; soy solo un bloguero que no recomienda nada.

 DESPEDIDA

 Muchas gracias por leerme a través de estas dos entradas sobre OMI. Espero que os haya sido de utilidad en algún sentido.

 Esta doble entrada ha sido posible gracias a varias horas de lectura y reflexión que he dedicado. Es por ello, que si te ha parecido interesante, agradecería que lo compartieras con otras personas en redes sociales.

 Saludos y suerte con vuestras inversiones.

from DIVIDENDO RENTABLE https://ift.tt/2nsIXsH
via IFTTT

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.