Orica

Hola Compañeros:

Hoy nos vamos de viaje hasta Australia para ver una empresa totalmente atípica, que fabrica algo que es difícil de encontrar pero que es muy necesario. Creo que me habréis oído infinidad de veces hablar de los picos y las palas, pues hoy nos podemos ir a un negocio o sector, donde los picos y las palas estén más integrados y junto a nosotros. Hoy nos vamos al maravilloso mundo subterráneo de las minas, de la mano de una empresa que suministras explosivos y dispositivos de detonación y derrumbe.

 

En estos momentos tengo la impresión de que muchos de vosotros estaréis estupefactos ante el negocio tan controvertido que vamos a tratar. Antes de nada, entiendo que haya gente que le resulte incómodo invertir en este tipo de negocios, ya que puede pensar que estos dispositivos se pueden usar para fines no tan éticos como simplemente perforar minas para obtener materias primas. De hecho, la empresa tiene enorme cuidado en que esto sea así, pero también los venden para agricultura, petróleo u obra civil. En ningún caso la empresa tiene una división expresa de explosivos como armamento o elementos que usados para guerras o atentados. Como es lógico, la empresa no está libre de la corrupción de alguno de sus clientes, que trasvase parte de los explosivos para ser usados con otros fines, pero desde luego la empresa está muy implicada en la seguridad de su personal y de su producto.

 

Entiendo la crítica de ciertos colectivos a estos negocios. Lo que pasa es que no me gusta ver la doble moral de muchos de ellos. Por una parte, si en un hospital usamos material de plástico desechable (hablo de un hospital por poner un ejemplo que es extrapolable a cualquier parte de la vida moderna), tenemos un problema por el petróleo que consumimos y lo que es más importante, cómo reciclar lo creado. Si por el contrario usamos materiales de poca calidad como madera, tendremos problemas sanitarios. Y si usamos el acero inoxidable, será estupendo reutilizable y sanitariamente incuestionable. Pero hay un problema, y es que necesitaremos mineral de hierro, níquel y cromo además de un proceso. Ojalá el inoxidable colgara gratis de los árboles y ojalá estos minerales estuvieran en las laderas de Teruel para ir a cogerlos con un pico y una pala. Pero desgraciadamente, si los queremos, muchas veces tenemos que picar y dinamitar. Por lo tanto, hemos de ser conscientes de que muchas de estas protestas están cegadas de una realidad muy fuerte. Y creo que si al minero de a pie, le decimos que elija entre el pico y la pala o los explosivos, él lo va a tener muy claro. Realmente os puedo decir, que es muy jodido cuando individuos con pensamientos puros y manos de pianista, le dicen a los que tienen que coger el pico y la pala, lo que tienen que hacer. Esto está muy de moda en la sociedad actual, pero no suele traer buenas consecuencias. Lo que suele traer son problemas, accidentes y subidas de precios e impuestos. Pobreza y desgracia en su fin. También quiero decir que puede haber alguna excepción, pero no dejan de ser eso, excepciones.

Un punto importante que quiero comentar es que el negocio de esta empresa depende mucho más de lo que nos imaginamos de los precios de las materias. Puede que tengamos la extraña sensación de que dependerá de los consumos, pero la realidad no es ésa. Yo he sido el primer sorprendido y quizás esto sea una de las razones de publicar esta empresa, lo especial que me ha resultado. Por un lado, cada día los yacimientos buenos están más agotados y hay que ir más abajo y a lugares más complicados a buscar el mineral. Como es lógico esto es muy bueno para la empresa. Pero, sin embargo, cada día tenemos mejores máquinas, con mejores prestaciones que evitan muchas detonaciones, porque no dejan de ser un riesgo que nadie quiere correr. Durante mi primer trabajo como ingeniero, y durante unas semanas, me vi obligado a convivir con estos elementos, y os puedo asegurar que nadie los quiere. Ocasionan retrasos, paradas y pocas cosas buenas. Pero cuando son necesarios es lo que hay, no queda otra vía que llamarles y empezar a apretar el botón. Otro punto a tener en cuenta es la rentabilidad de las minas. Una mina muy complicada y que requiere de muchas detonaciones, es menos eficiente que una que no las requiere. Por lo tanto, cuando los precios bajan de sobremanera, las primeras minas en cesar su actividad son los mejores clientes de esta empresa. Como contrapartida diremos que simplemente nos crean una no venta, no es el caso de un negocio en el que tenemos muchos gastos y el no vender nos incurre en costes, aquí simplemente ganaremos menos. La mina que cesa la actividad se verá mucho más afectada en sus cuentas que esta empresa.

 

Ahora que hemos encarado un poco el sector y cómo posicionar la empresa, creo que es obligado decir que es una empresa muy cíclica, de hecho, mucho más de lo que me esperaba y que me ha sorprendido negativamente en este punto. Y por lo tanto deberemos de tratarla como tal. No es habitual ver en mi blog empresas de este tipo, pero hoy he decidido lanzarme, para mostrar algo un poco más diferente. La peculiaridad de esta empresa es que es mucho más complicado hacerla entrar en pérdidas reales que una de las de minería pura. La parte mala, es que cuando el ciclo se invierte, también es más complicado ganar tanto dinero como se puede ganar con una empresa de minería. Si tenemos una mina en un país del banana club y nos la embargan, tenemos un gran  problema, sin embargo si esto nos sucede aquí, pues recogemos lo que se pueda recoger, nos vamos a casa y que los lacayos del banana club le den al pico y la pala. Se pasa del capitalismo de la dinamita al socialismo del pico y de la pala. A la minera le causarán problemas en las cuentas, maquinaria, instalaciones… pero al fabricante de los explosivos le causan muchos menos problemas, porque se recoge todo y se marchan. Además tratándose de este producto, los inventarios siempre están ajustados a la baja, porque generan más problemas que beneficios el hecho de tener inventarios altos. Y si el que maneja el explosivo no sabe lo que hace, es muy probable que ocurran sucesos no demasiados populares en poco tiempo. He de comentar que la empresa no ha tenido ni una sola muerte en todo 2019, algo que teniendo en cuenta la cantidad de detonaciones que ha hecho, es algo por lo menos no sencillo de lograr, viendo en los más de 50 países en los que trabaja. Y nos vamos un poco con la empresa, que ya hemos hablado mucho del sector que es un tanto poco habitual y especial.

Ajustado a divisa, la empresa tiene un tamaño que ronda los $5 billones. No es un mal tamaño para una empresa, sobre todo teniendo en cuenta que en estos momentos la cotización está sufriendo bastante. Cuenta con más de 12000 empleados repartidos por más de 50 países y tienen operaciones en más de 100 países. Hay que contar que algunas operaciones son estáticas, como minas, pero hay otras muchas que son puntuales, como ciertas voladuras para una obra civil. La empresa lleva haciendo esto desde 1874, con lo cual son de los actores actuales que más experiencia y recursos tienen. En este punto, no le veo mayor problema a la empresa.

 

Nos vamos al balance, punto crítico y que debemos de vigilar en las empresas cíclicas, porque en los malos momentos nos pueden llevar a la quiebra o ampliación de capital que es casi tan mala. La relación de corrientes apenas supera la unidad, la razón de esto  es que sus servicios son necesarios y recurrentes, de forma que se lo pueden permitir. Honestamente me gustaría que tuvieran un poco más de caja, les ayudaría a tener mejor el balance, pero he de reconocer que como tienen bastantes inventarios que no les van a caducar ni los van a tener que vender de oferta porque han pasado de moda, lo compensa un poco. Los fondos propios son el 41% que es aceptable y los intangibles representan el 23%, que teniendo en cuenta que tienen ciertas marcas, contratos y licencias, pues tiene un sentido que estén ahí. El balance ya vemos que es una empresa más endeudada de lo que me gusta, pero claro, una empresa cíclica siempre parece más saneada en la parte alta del ciclo y más endeudada en la parte baja del ciclo. Aquí estamos ante una empresa cíclica que aguanta mejor el ciclo y se puede permitir mayores rangos de deuda que una minera pura. Con todo creo que la deuda la debieran de reducir porque ajustada está en 3 veces el EBIT que no es poco. Cuando tenemos un año bueno, sería de una vez, pero claro, de la misma forma que hay años buenos, también los hay malos, que es donde estamos ahora mismo. Pero las deudas y los intereses se pagan igual los años buenos que los malos, como digo, la empresa está un poco más endeudada de lo que me gustaría. Por lo que he visto, la deuda es bancaria, algo en variable y mucho en fijo. No es algo que me guste demasiado, sobre todo porque es más caro que los bonos, pero Australia es un país que no está demasiado avanzado en estos sentidos, al menos es la impresión que me ha dado cuando he mirado alguna empresa. El balance está un poco flojo.

 

Los márgenes de la empresa varían mucho, como pasa siempre con las empresas cíclicas, y por lo general no hay un gran ROE o ROA fuera de los años buenos. Esto ya nos dicen las cosas claras, cuando estos valores son más altos que la media, es hora de ir pensando en vender la empresa. Cuando son más bajos que la media, puede ser hora de vigilar para ver si encontramos una ocasión de compra, como en casi todas las cíclicas, donde no tiene mucho sentido mirar esto.

Las ventas son resultado de lo que he comentado al principio, hubo las vacas gordas de la minería, se pasaron y las empresas menos eficientes tuvieron que cerrar. Pero la empresa ha sobrevivido y seguramente cuando las vacas gordas vuelvan, habrá menos competencia, de forma que se beneficiará. El problema radica en saber cuándo volverá. No hay nada que nos haga ver la evolución de las ventas. Es cierto que la empresa ha comprado alguna empresa para situarse en otros países, y ganar algún nicho de mercado que no tenía, pero estamos ante un negocio que no hay mucho que inventar, de forma que nuestra mejor arma es la de comprar barato, así de sencillo. Como nota curiosa, el COVID no ha afectado a las ventas de explosivos, y aunque estemos viendo una cotización baja, me temo que están descontando problemas en el sector y alguno de sus clientes, pero las ventas en la primera mitad del ejercicio no se han visto afectadas, quién nos podía decir que los explosivos no se ven afectados por las pandemias…

 

Los beneficios son variables como las ventas. Es una empresa que no es predecible y de la que es complicado hacer una previsión. Es más sencillo que hacerlo de una minera, pero no es tan sencillo como hacerlo de una empresa de autopistas. Estas empresas son al revés del mundo, se compran cuando el sector vive en el infierno, porque sabemos que no va a caer y se vende cuando el sector está desatado, porque sabemos que la euforia no será eterna. Así es el mundo de las empresas cíclicas. Una pena no conocerlo tanto cuando empecé a invertir, porque entré en alguna. Nunca lo hice en malos momentos, pero desde luego, si volviera atrás hubiera esperado para obtener mejores precios. Es complicado encontrar momento para comprar este tipo de empresas, porque sus peores momentos suelen cuadrar con momentos muy malos para otras empresas muy buenas, y el dinero no es infinito, de forma que raras veces se suelen poder comprar adecuadamente.

Los dividendos han sido muchos más estables que cualquier otra métrica de la empresa. Los tuvieron que recortar con la gran crisis de las materias primas, pero han sido estables y hasta crecientes. Llegó el recorte y no han vuelto a máximos, pero en general los accionistas no se han podido quejar mucho. Aquí tengo que explicar un poco cómo van los dividendos de las acciones australianas, que es algo diferente a lo que hace el resto del mundo. Por diversas razones que no vienen a cuento, la retención en origen en Australia en variable en cada empresa, incluso en cada dividendo. Esto viene determinado por políticas fiscales del gobierno y lo que tenemos que hacer es ir a la web de la empresa, al apartado de dividendo. Una vez allí buscaremos las palabras “Fracking Credit” o “Fracking Rate”. Si corresponde un “100%” significa que la retención en origen será la inversa, es decir, un 0%. Si nos pone un “0%”, significa que será el inverso, es decir el 100%, del 30% habitual, es decir, un 30%. Si nos pone un 50%, pues será la mitad del 30%, es decir, un 15% (que será el que nos quitemos en la renta IRPF española) y si nos pone un 75%, pues será el inverso, es decir el 25%, del 30% máximo, es decir, un 7,5%. Sé que es un poco rollo, que hay que darle un par de vueltas en la cabeza, pero creo que está suficientemente explicado. La empresa suele pagar los dividendos en julio y diciembre.

 

No tiene sentido hablar en una cíclica de PER, ya que no es indicativo de nada. Esto es sencillo, cuando hay sangre en el sector y vemos a las mineras perder pasta, es hora de echar un ojo a esta empresa a ver lo que nos encontramos, ya que perderá menos pasta, y seguramente tenga unos dividendos mucho más estables. El valor contable es de 7,8 AUD y como norma general, pagar más de 2,5 veces este valor no suele ser una gran idea. No nos confundamos, esto es una empresa de servicios y por lo tanto no es una minera, donde se puede comprar por debajo de valor contable algunas veces.

La directiva no me parece mala, simplemente están el sector que están y milagros no hay. Si los precios bajan es igual lo que hagas porque tienes un problema. Si los precios suben, hay que ser muy pero que muy malo para no generar unos resultados excelentes. No tengo medios para valorarles, y soy un experto en esta materia. Una cosa curiosa en todo el sector es que la mayoría de las presentaciones son super optimistas en todo, pero cuando ves las cuentas de 10 años pues alucinas, porque no tienen nada que ver con las presentaciones. Es habitual en el sector, todos los vendedores de materias primas piensan que las están regalando. Recordad cuando pensábamos que el crudo no iba a bajar de 100$ y muchos decían que por debajo de ese precio no lo vendían. Con las materias siempre es igual, desde el que vende leche, al que vende hierro o explosivos, siempre les parece que es muy barato. Nunca cierran o bajan la producción. Hay casos dramáticos, pero esta es la realidad que ves en muchos años de mirar empresas y precios. Si trataran de modificar un poco más la oferta, lograrían precios muchas veces más justos, pero como no hay muchas barreras de entrada y los países cobran derechos de explotación, pues muchas veces lo que sucede es que hay que producir todo lo que se pueda y al precio que se pueda, una pena, pero dudo mucho que cambie.

La Gráfica de las Lamentaciones me ha sorprendido porque me la esperaba diferente. He quitado el año 2015 porque rompería todo, ya que provisionaron lo que no está escrito, vamos que más o menos lo que nos hicieron es el viejo truco del bote de las galletas, o bien, quitaron todos los marrones que tenían en los balances. Por lo demás, me llama mucho la atención lo poco que varía el margen bruto. Lo que vemos es que los costes financieros cuando las vacas son flacas son enormes y este es uno de los grandes problemas que tienen todas las empresas cíclicas. Una empresa que no tiene problemas de deuda, comienza a tenerlos y además gasta casi todos los beneficios en pagar intereses. Esta es la historia de siempre en este tipo de empresas y por lo tanto, debemos de ser cuidadosos con lo que hacemos. Este tipo de empresas siempre nos ocasiona problemas por este lado y debemos de ser especialmente meticulosos cuando lo miramos. La mala noticia es que no tengo claro ninguna métrica útil que nos pudiera mantener alerta de ello. Por lo general este tipo de empresas no va a tener excesivos problemas para superar un ciclo bajo, muchos menos que una minera, y sobre todo en términos de caja que son los problemáticos, pero sí que nos puede dar muchos sustos y el fantasma de la ampliación de capital siempre puede aparecer, sobre todo si el ciclo bajo se alarga.

Las zonas de entrada son complicadas de determinar. Puede que, si vemos un problema determinado en las materias como 2016 y que no afecta en exceso a otros sectores, pueda ser una zona en la que mirar, pero esta peculiaridad hace que comprar este tipo de acciones sea complicado y muy poco común en inversores como yo. Cuando hay un pánico ni se me ocurre mirar esta empresa porque tengo otras muchas muy buenas para mirar, y por lo tanto tiene que ser algo del sector lo que propicie la compra de este tipo de empresas. Hay que comprar muy por debajo de la MM1000 sesiones, exigiendo casi precios de derribo. Y no hay que tener miedo en soltar papel cuando las cosas cambian, porque en este sector es casi seguro que volverán las vacas flacas.

Resumiendo un poco todo, hoy hemos visto una empresa diferente, que nos ha ayudado a ver y entender un poco más las empresas que son más cíclicas. En general la empresa no está mal, pero desgraciadamente tampoco está bien. El balance está flojito, es normal en esta época del ciclo, pero tengo que decirlo. Las ventas están menguadas y los flujos están decentes. Es una empresa que se puede comprar con más tranquilidad que una minera, pero de la que en la mayoría de las ocasiones obtendremos menos retorno. Os dejo el gráfico comparando la empresa con BHP, para que veáis que llegan casi a los mismos sitios, pero por lugares distintos, ésta es una empresa mucho más tranquila que la otra. Creo que lo más probable es que no compre ni la una ni la otra, pero hoy os la dejo para dar a conocer negocios y países diferentes. Al final nos ha ayudado a entender un poco las minas, los dividendos de Australia que son especiales, y, sobre todo, nos hemos pasado por ese estupendo país, que creo que tiene mucho futuro y del que se puede sacar mucho provecho. No es una empresa para mi, tampoco descarto que en un determinado momento pueda comprar unas pocas. Para una cartera ElDividendo hasta el 1% y en plata neutro, me gustaría calificar mejor, pero es que no puedo con todo lo que hemos visto. La empresa no está nada mal, pero es que no me cuadra en mi cartera. Puede que haya otro tipo de inversor al que le cuadre mucho más, puede que pase algo y los precios acompañen, cosa que dudo, pero tal y como están las cosas ahora mismo, veo muy pero que muy complicado que la veáis en mis movimientos.

El jueves os dejaré aquí un vídeo sobre Australia, un país que tiene mucha miga y del que veremos alguna cosa curiosa. Os mostraré alguna empresa que hemos analizado, además de alguna forma de invertir allí sin tener acciones directamente. Sin más, un saludo a todos y muchas gracias por la visita

from ElDividendo https://ift.tt/3nHFDrC
via IFTTT

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *