Una venta incoherente


 Cuando digo que una empresa entra en mi cartera para el largo plazo, lo digo porque quiero que sea así. No obstante, y por segunda vez, he vendido una gran empresa, cayendo así en una contradicción respecto a lo que dije el mes pasado. He sido incoherente.

 Por segunda vez he vendido Disney. En esta ocasión, la falta de liquidez inmediata y las caídas de una empresa buena para la inversión en dividendos me ha llevado a hacer una rotación que parece buena desde el punto de vista del ingreso pasivo.

 En concreto, vendí mis 12 acciones de Disney y con ese dinero compré 41 acciones de AT&T.


 JUSTIFICANTE DE LA OPERACIÓN:

 Antes de seguir, os pongo el justificante de compra:

 

 TIMING:

 Respecto al «timing» de la rotación, ha sido bueno. 

 Si hacemos caso a Yahoo Finance (según datos recogidos el 16 de julio), tenemos que la venta de Disney a $110 se hizo cerca de los máximos de 52 semanas ($113’19) y muy lejos de los mínimos ($96’20); y la compra de AT&T a $31’62 está muy cerca de los $31’17 de mínimos de 52 semanas y muy alejado de los $39’80 de los máximos. Es más, la he comprado casi en mínimos de los últimos 5 años: solo en el primer trimestre de 2014 y en mayo-julio de 2018 ha estado por debajo de $32.

 Por tanto, no puedo estar a disgusto con el «timing». Quizás dentro de 1 mes AT&T esté en $30, no lo sé, pero el gráfico histórico de AT&T dice que poco más barato podía haber comprado en los últimos 5 años.

 ¿POR QUÉ HE VENDIDO Y HE COMPRADO?

 La venta de Disney obedece a que AT&T estaba por debajo de $32 y no tenía liquidez a mano para invertir en ella. Y como quiera que DIS da un dividendo menor del 2%, AT&T un dividendo mayor del 6% y que a DIS le he sacado una rentabilidad bruta en euros del 10’35% en 6 semanas, decidí ser incoherente. Es decir, vendí una empresa (DIS) que dije que no iba a vender. Culpa mía.

 Con esta rotación de DIS por T he descubierto una cosa sobre mí mismo: lo que más me gusta de todo es aumentar mi ingreso pasivo. Es por ello que a veces sacrifico alguna gran empresa por «la causa» (llegar a la IF). No es lo ideal, pero la verdad es que me está dando buenos resultados.

 Respecto a la compra de AT&T, y más allá de las razones dadas antes, puedo señalar que la he comprado por estos motivos:

 A) Por su dividendo:  este es de más del 6% con pequeños aumentos anuales; además, es sostenible, reparte en dividendos solo unos dos tercios de su Free Cash Flow, por lo que el alto dividendo de la «teleco» americana podría seguir siendo alto por muchos años.

 B) Por la poca ponderación de la empresa en mi cartera: dado que es una «high yield» pero no la mejor empresa del mundo, el hecho de que la tuviera ponderada en menos de un 2% de mi portfolio antes de esta minicompra me ayudó a decantarme por otras empresas que también estaban a buenos precios, así como a vender Disney. Hasta un 3% de mi cartera podría estar invertida en AT&T.

 CPor su compra de Time Warner: AT&T seguro que saca buen provecho de su absorción de Time Warner. Sin duda alguna, la empresa pasará a ser más fuerte y ganará más dinero; por el contrario, estará más endeudada. Habrá que ver si AT&T recompra acciones con cierto volumen para facilitar la sostenibilidad del dividendo y mitigar la subida de tipos de interés en EE.UU., que podría llegar incluso al 3% a finales de 2019. Estos días se conoció la noticia de que el Departamento de Justicia de EE.UU. ha recurrido la fusión de AT&T y Time Warner. Esto es lo que ha llevado a T a bajar de $32. Yo creo que al final todo volverá a la normalidad. Veremos qué pasa en los próximos meses con este asunto.

 D) Por su historial de aumento del dividendo: enlazando con la primera razón que he dado (la «A»), me ha sorprendido que AT&T lleve 34 años aumentando su dividendo de forma ininterrumpida. Lo mismo que Telefónica, vamos. Con que lo suba un mínimo de un 3% al año, me doy por satisfecho. No obstante, no será fácil que AT&T suba la remuneración al accionista más de un 1% o 2% al año: recordemos que tiene que digerir la reciente compra de Time Warner (si no le echan para atrás la absorición, claro).

 E) Por su PER: aunque me gusta más la métrica P/FCF (veces que se paga el FCF), me gusta que AT&T cotice a menos de un PER 10 cuando su PER histórico de los últimos años ha sido de 13’4x (fuente: Nick McCullum, Presidente de SureDividend, en un artículo del 24 de junio titulado «Four Cheap Dividend Aristocrats to Buy Now» para Real Money).

 Sea como sea, AT&T da un alto dividendo, lo aumenta cada año y no pienso ponderarla mucho en mi cartera, por lo que me siento a gusto con esta compra.


PER Y RPD DE ESTA COMPRA

 Al comprar AT&T a $31’62 y ser su dividendo de $2, la RPD es del 6’33%. Su PER sería menor del 7x si hacemos caso a Morningstar, que prevé un BPA de $4’95. Yahoo Finance corrobora ese PER inferior al 7x, aunque en su caso prevé un BPA de $4’76. Por otro lado, desde SureDividend se afirma que su PER ronda los 9’5x. Sea como sea, si miramos al P/FCF vemos que de barata no tiene nada: unas 17-18 veces FCF, como Apple más o menos, pero sin la caja ni la calidad de la empresa de la manzana. 

 Sinceramente, no me importa mucho el PER de esta empresa, sino su capacidad para pagar los dividendos futuros en base a su FCF, así como su habilidad para pagar la deuda de 180.000 millones de dólares que tiene en total tras la compra de Time Warner (siempre y cuando no se trunque dicha fusión, insisto). Si hace las cosas bien, At&T subirá tanto en cotización como en dividendos; si no, hará como Telefónica: para abajo.

 LA CARTERA DR
    
 Tras esta compra, mis «Big Four» pesan el 58’44%, lo cual sigue siendo una barbaridad. Por otra parte, avanza la internacionalización de mi cartera, y las acciones extranjeras pasan a ponderar más de un 22’26%; no es un gran porcentaje, pero confío poder aumentar el peso de las foráneas paulatinamente.

 En lo tocante a la empresa que aparecen en esta entrada, AT&T pasa a ponderar un 2’2% de mi portfolio. Lejos todavía de ese 3% de máxima ponderación que quiero dar a esta teleco americana dentro de mi Cartera DR.

 Podéis ver mi Cartera DR actualizada pinchando aquí.


 INGRESO PASIVO ESPERADO PARA 2018

 Con estas operaciones, mi ingreso pasivo esperado supera los 576€ brutos mensuales, lo cual sobrepasa los 570€ brutos mensuales de media que tengo como objetivo. Podéis mirar la pestaña de Meta para más información. Esos 577€ suponen un +36’7% respecto al ingreso pasivo logrado en 2017 (422’05€ brutos mensuales). Sin duda alguna, está siendo un año muy fructífero en lo referente a este tipo de ingreso.

 Parece que ya está logrado el objetivo para 2018. No obstante, no tengo claro si venderé algunas acciones de Naturhouse antes de su próximo dividendo de septiembre, por lo que todavía me tocará esperar antes de cantar victoria. Aparte, el cambio euro-dólar me está beneficiando, pero si volviera a superar los 1’20 haría bajar mi previsión algún euro. Lo iremos viendo: si no vendo más Naturhouse y las divisas me respetan, los 7.000€ brutos en 2018 no serían una utopía (583’33€ mensuales).


 LA ADVERTENCIA DE SIEMPRE

 Estas operaciones realizadas no son recomendación de nada. Solo soy un inversor particular que tiene un blog y que invierte por su cuenta y riesgo. No tengo una formación financiera específica. Toda persona que invierta debe hacerlo siguiendo sus propios análisis racionales, y no comprar o vender porque alguien como yo haga una cosa u otra.

 En caso de duda, siempre es mejor acudir a un profesional de la inversión, cosa que yo no soy y seguramente no seré.


 EN LA PRÓXIMA ENTRADA…

 No sé de lo que hablaré. Quizás de mi intención de abrirme un tercer bróker. Aunque necesito acumular un poco más de liquidez.


 DESPEDIDA

 Y aquí lo dejo.

 Si os ha gustado la entrada, no dudéis en compartirla en redes sociales. Tampoco temáis dejar un comentario en el blog opinando sobre la idoneidad o no de esta operación.

 Saludos y suerte con vuestras inversiones.  


from DIVIDENDO RENTABLE https://ift.tt/2JyCYuW
via IFTTT

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.