Desmotivado con esta estrategia

Hola amigos, amigos hola…en capicúa.
Bueno, pues ya véis el título así que ya sabéis de qué va a ir mi chalaura del día.
Noooooo, no os vayáis todavía los pro-buyanjoleros, je,je,je. Aunque yo seguiré llorando y lamentándome de mi monedero de mierda por los siglos de los siglos, y más ahora que mi monedero está en rojo tomate con las caídas tan jodidas que llevamos acumulando en este otoño negro (Y eso que Winter is coming), esta vez no soy yo solo el que se siente desmotivado con el «buyanjol» de los cojones.

Es en la web de Gregorio, nuestro Pope de los dividendos, donde hace pocas semanas encontré el hilo de uno de los muchos foreros que comentan por allí, y en el que aunque él invierte siguiendo las directrices que todos seguimos por estos blogs y foros de Dios, buscando hacer crecer nuestros ahorros mediante la inversión en empresas bolseriles, etc, etc… tiene serias dudas sobre esto tan maravilloso de los dividendos, porque tampoco es que lo vea como la panacea o el elixir de los dioses…vamos igual que cierto cuentachistes, que no ve más que piedras en un camino tortuoso y puñetero.

Ahí va el comentario que dejó (ahora no recuerdo el nombre con el que firmaba):

Desmotivado con esta estrategia

Estimados todos,

Disculpas la intromisión, pero necesito vuestra ayuda. A principios de año llegaron a mí los libros de Gregorio que fueron la llave que me abrieron las puertas de la importancia del ahorro, la planificación financiera y la inversión a largo plazo, conceptos que resultaban antes del todo extraños para mí. Vaya por delante mi agradecimiento.

En su momento, en búsqueda de alguna estrategia que me permitiera combatir la inflación, obtener una buena rentabilidad y dar “movimiento” a mis ahorros, entendí que la estrategia planteada por Gregorio, esto es, la inversión en Bolsa a largo plazo a través de empresas sólidas y con buena proyección de dividendos, era la más adecuada para mi perfil, así que me puse manos a la obra y conformé una modesta cartera, tenéis mi hilo aquí: http://bit.ly/2CslIay

Paralelamente, todo sea dicho, conocí a John Bogle y los fondos indexados, así que con el remanente de mis ahorros creé una cartera de fondos bien diversificada y de bajo coste a la que aporto mensualmente, con la que estoy muy satisfecho.

Llegó entonces el mes de julio del 2018 y en uno de los vaivenes del mercado me entró el tembleque y al verme en -8% me asaltaron las dudas. Opté por dejarlo todo aparcado y seguir aportando a mi cartera de fondos indexados. Pero he aquí que se me ocurre abrir la cuenta de valores y para mi sorpresa tengo 400 € en dividendos que antes no contaba con ellos… eso sí, con pérdidas del 7 % en mi cartera. Me paso por el foro y veo que seguís tan entusiasmados y convencidos con vuestra estrategia como el primer día. Ello me hace pensar que quizá me he perdido algo.

Así que vengo de nuevo, con cierta indiscreción, a pediros ayuda para motivarme a seguir con esto. Los interrogantes que tengo se resumen a continuación:

1. Por lo que leo, la rentabilidad media anual para quien sigue esta estrategia es del 5 %. Quiere decir ello que si tuviera 100.000 € invertidos, recibiría 5.000 € anuales, a razón de 416 € mensuales. ¿Tanto riesgo para esto? A nadie le amarga un dulce, pero entenderéis que para un padre de familia con varios hijos pequeños, 416 € adicionales no es para tirar cohetes, teniendo en cuenta el riesgo que se asume.

2. ¿Cómo podéis dormir tranquilos cuando veis que estáis en más del 10 % abajo? ¿Cómo os tranquiliza el hecho que, al fin y al cabo, seguís cobrando vuestros dividendos puntualmente? Lo que debería contar sería la valoración del activo, no la rentabilidad que recibes de él, teniendo en cuenta además que la máxima rentabilidad a la que podéis aspirar es… un 6 %, quizá.

3. ¿Tenéis realmente tiempo para seguir empresas, analizar cuentas, leer el foro, etc.? A veces pienso que esto debiera ser para personas que se pasan el día enchufados.

Espero sepáis disculpar mi atrevimiento, pero necesito cierta motivación para recuperar este proyecto. Muchas gracias».

Entre los comentarios que recibió, todos a favor de este método (por supuesto) me quedo con la respuesta que le dio un forero llamado Caronte porque coincide totalmente con mi forma de pensar, al menos en lo de que eso de las calculadoras mágicas las ve como el cuento de la lechera y que la gente acude a estos blogs como si fuese una religión (algunos lo llamáis comunidad…yo lo llamo secta, ya sabéis que no lo escondo nunca). Luego continúa diciendo más o menos que a pesar de que el camino es difícil y lento él va a seguir pa´lante porque está viendo resultados no tan espectaculares como te pregonan las tablas mágicas, pero sí para sacar un bonito complemento futuro que le permita jubilarse quizá antes de tiempo:

«Hola a todos,

Creo que este hilo es de lo más interesante porque nos puede ayudar a poner en perspectiva esto de la inversión en bolsa.

Para poneros un poco en perspectiva os diré que tengo cuarenta años. Sin hijos ni hipotecas. Con un estilo de vida sin gastos excesivos aunque no me privo de viajar o de salir por ahí a comer cuando me apetece.

Llevo invirtiendo en bolsa casi diez años. Mi estilo de inversión es, o intenta ser, el que suelen seguir la mayoría de los foreros que hay por aquí: Invierto en empresas que considero sólidas y con buenos fundamentales; diversificando en sectores, zonas geográficas y en compras temporales.

Después de ya unos cuantos años buceando en esto de la bolsa he llegado a la conclusión de que este es uno de los métodos de inversión más adecuados para mí y para la mayor parte de los mortales.

Es una buena forma de evitar que nuestros ahorros pierdan valor guardados debajo del colchón o parados en una cuenta de ahorro que no da nada a cambio. Y también para sacarles cierta rentabilidad.

Pero tampoco hay que llevarse a engaño. Según mi experiencia, esta sistema de inversión tampoco es la piedra filosofal que nos va a permitir retirarnos a los 45 años (salvo casos aislados).
Leyendo los diversos foros y blogs que hay, a veces tengo la impresión de que hay bastante gente que se acerca a este mundo como quien se acerca a una religión. La religión de la Independencia Financiera, cuyo salmo fundamental es «El cuento de la lechera».

Sí, sí. Esto es así. No nos engañemos. Cuando empiezas a meterte en este mundillo empiezas a ver calculadoras de Excel, tablas con predicciones, que si incrementos de dividendos del 7%, que si X% de rentabilidad, que si tal, que si cual…

En esas hojas de Excel y en esas tablas siempre se parte del supuesto de que todas las inversiones que se hacen son estupendas, en empresas sólidas magníficamente gestionadas por CEOs altos y rubios.

Pero la realidad, que siempre acaba por imponerse, nunca es como en las hojas de Excel.
Al final siempre resulta que esa empresa que tú creías tan sólida no es tan sólida; que su CEO es rubio, pero de bote; que las cuentas publicadas no se ajustaban a la realidad y nuestro sesudo análisis fundamental no vale para nada; que la joya de nuestra cartera es opada porque, las cosas como son, es un caramelito de empresa; etcetera.

Y esto nos ocurre a todos. Todos tenemos grandes aciertos en nuestras inversiones pero también tenemos nuestras Telefónicas, nuestras GE y nuestro bancos. Nadie se escapa de ello. Es algo inevitable y por eso es tan bueno, y tan imprescindible, la diversificación.

La cuestión es que todo esto al final conlleva que los resultados finales no sean tan espectaculares como los que se intentan vender a veces.

Yo, con mis errores y mis aciertos, y sin ser ni el más listo ni el más tonto tengo una rentabilidad por dividendos entorno al 4% NETO. Una rentabilidad que, por lo que he podido leer a otros foreros, se podría considerar «en la media».

Es una rentabilidad que no está mal. Que está bien. Yo estoy muy satisfecho con mi inversión en bolsa. Mis ahorros están trabajando por mi. Me proporcionan una renta que puedo reinvertir, que me da tranquilidad y que muy probablemente me permita jubilarme antes de la edad a la que me jubilaría si no estuviese invertido.
Pero no estoy cerca de la independencia financiera ni espero estarlo en breve.

Así que creo que sí, que esta estrategia es buena. Es muy buena. Pero teniendo claro qué es lo que se puede esperar de ella y lo que no.

Un saludo a todos.»

Podríamos dejarlo en que coincido con los dos:
Con Caronte porque a pesar de mis dudas y miedos, invertir, invierto todo lo que cae en mis manos…y por supuesto con el desmotivado del 1º mensaje, porque yo esas preguntas del riesgo y de lo poco que se consigue a cambio, lo digo (algunos opináis que no es que lo diga, es que lo lloro, je,je,je) tan a menudo aquí que a algunos puede que les moleste…pues lo siento macho, de entre todos los blogs de la derecha que te cuentan lo maravilloso que es el mundo de la inversión, creo que es hasta favorable que haya un capullo que piense justo lo contrario, aunque solo sea para ponernos a todos con los pies en el suelo.

Me cago y me seguiré cagando en las tablas mágicas porque son una puta mentira que alguno te quiere colocar para venderte algo…y ya está.

Yo consigo de media un 2 y medio % limpios de polvo y paja de mis inversiones en acciones vía dividendos. Si le sumo lo de los fondos bajaría ese % pero creo que no es justo, porque ya sabemos que estos no reparten dividendos.

Un 2 o un 3% no se acerca ni de lejos a lo que te venden en otros blogs, así que «Bienvenidos a la realidad».

Esto lo dejé en la pestaña «Qué me han dao aparte de porculo» sobretodo para los que se inician en este mundo, y optan por creerse lo que le sale en una de esas calculadoras tan superguays…

«Vamos, que me han dao una puta mierda en el tiempo que llevo en esto. Podríamos resumirlo así:

2014:  67,64 euros y 5 acciones de Telefónica.   Un 1,07% neto de lo invertido hasta ese momento

2015:  340,07 euros y 6 Abe, 4 Rep, 2 Ibe y 6 Tel.   Un 2,43% neto de lo invertido…

2016:  571,24 euros y 9 Ibe, 7 Abe, 8 Rep, 1 ACS y 8 Tel.  Un 2,75% neto…

2017:  751,42 euros y 14 Ibe, 2 ACS, 3 Abe y 9 Rep.    Un 2,63% neto…

2018:  1107,23 euros y 17 Ibe, 2 ACS y 5 Rep.    Un 2,59% neto…

Los rendimientos netos obtenidos son solo con el dinero acumulado en acciones al acabar cada año, y sin contar liquidez o pasta metida en fondos. Y ya veis lo pobres que son. No crecen ná de un año pa otro, a pesar del dinero nuevo invertido (Ver en pestaña «Mi caminito» las compras de cada año).
¿Dónde están esas tablas mágicas del 7% anual (o incluso más) que algunos enteraos nos meten hasta en la sopa?, ¿esas supercalculadoras milagrosas a 30 o 40 años?…¡Iros a tomar por culo!.

¡Amigos lectores, no os dejéis engañar por esos vendeburras de pacotilla, que lo único que pretenden es colocarte un libro o un cursito «maravilloso» (Para ellos, claro, previo paso por caja porque gratis no te lo van a dar, je,je,je). Con esto del Buy&Hold (buyanjol en idioma castizo, je,je,je) no nos vamos a hacer ricos…!.
Cobraremos un bonito (y sufrido) complemento, pero nada más… aquí no hay milagros para la ingente cantidad de pasta que hay que invertir. Estamos hablando de muchos ceros para que la bola de nieve esa famosa ruede a una velocidad de crucero. Y el que te diga lo contrario, miente, ¡así de claro!. Otros te hablan de que hay que dejar pasar ciertos años, de 7 pa´rriba, para que ruede, para que el interés compuesto haga su trabajo, vale, no digo que no; pero la cantidad de dinero resultante no te hará rico, no si eres una persona normal y con un sueldo normal…insisto, hacen falta muchos ceros invertidos para que este sistema que te venden sea la hostia.

O eso o que definitivamente soy un patán invirtiendo mis dineros.»

Es mi forma de pensar para bien o para mal (más bien para mal, je,je,je)

¿No es esto lo que queréis leer?, ¡ya pero es lo que hay…!
Y me la pela que me llaméis llorón, podéis llamarme lo que os salga de los güevos, estamos en un país libre…y como digo, algún capullo tiene que haber que desmonte este mundo maravilloso de Yupi que algunos nos queréis vender.

Y además lo hago con hechos, invirtiendo mi pasta (y perdiéndola, je,je,je). Aquí no hablo de teorías ni cuentos de la lechera. Aquí muestro mis dividendos penosos y por eso me siento legitimado para decir que el buyanjol para mí y sobretodo para mi monedero es una puta mierda.

Una puta mierda del 2 y medio %, mejor que la reputísima mierda del 0% de un plazo fijo (aunque este sin riesgo, claro está)…así que, sea mierda olorosa o no, seguiremos invirtiendo porque no veo una cosa mejor ahora mismo (para comprar locales o pisos y alquilarlos no nos llega el parné)…

INVERTIREMOS SI PODEMOS, CLARO ESTÁ.

Bueno tampoco me lo tengáis muy en cuenta, es que estoy mustio como el tiempo…y como mi monedero, je,je,je.

Ah por cierto:

MORRI CRISMAS  que diría la Rebe de los Gypsy Kings.

Chistecito del día

Para los que tenéis comidas de empresa ahora por navidad.
Quiero daros un consejo y compartir una experiencia sobre el beber y el conducir.
hace unos días, estando de copas con los amigos, y después de una buena cena, me di cuenta de que había bebido demasiado. ¡Vamos que me cogí una buena cogorza!. E hice lo que nunca antes había hecho: dejé el coche aparcado y cogí el autobús para volver a casa…

Llegar sano y salvo es una grata sorpresa, sobre todo considerando que en mi puta vida había conducido un autobús, que no sé de dónde cojones lo saqué y que aún tengo aparcado delante de mi casa…

Chistecito del día bis

-¿Es el club de los calzonazos?

Sí.

-Vengo a apuntarme, aquí traigo la autorización de mi mujer.

¡Pasa, crack!










Chistecito del día tris

-¡Hostia Paco, que me han dicho que te has casao!

Sí, es que no me gustaba tener que cocinar, planchar y fregar.

-Bueno, ¿y qué tal?

Ahora ya me va gustando









Chistecito del día cuatrís

Las tres frases que más piensa un hombre a lo largo de su vida:

1- Yo a esa me la follaba
2- ¡Coño, y a esa!
3- ¡Y a esa también!

from Pobre Pecador http://bit.ly/2T8L82v
via IFTTT

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.