Resumen Año 2018

Hola Compañeros:

Llega fin de año y no queda otro remedio que pasar revista a todo lo sucedido en nuestra cartera, ver cómo lo estamos haciendo y cómo van las cosas. Dejamos atrás un 2.018 en el que la volatilidad ha tomado protagonismo, un año en el que nos han recordado lo que era una caída razonable en bolsa y en el que muchas empresas han llevado una cura de humildad. La bolsa es así, cuando un inversor o acción está que se sale y se vende como el mejor, es que le queda poco para la cura de humildad y la vuelta al estado original. Los inversores de mi estilo, pues nosotros seguimos en nuestro mundo paralelo, un mundo en el que las cotizaciones no tienen demasiada importancia, un mundo en el que hablamos de retornos, márgenes de beneficios, BPA, coeficientes de habilidad y un sinfín de cosas. En una entrada cualquiera podéis comprobarlo, podéis contar las veces que se repiten estas palabras y mirar las veces que veis la palabra cotización. La cotización para mí es un medio, no un objetivo. Como no puede ser de otra forma, a mí también se me ponen los pelos de punta cuando veo ciertas caídas en algunas empresas que llevo en cartera, quien diga lo contrario es que os está engañando a la cara. Pensáis que nuestro querido Paramés no ha dejado de dormir este año con alguna de las caídas o problemas que han tenido algunas de sus posiciones importantes, os aseguro que ha estado muy preocupado, pero mucho más de lo que nos imaginamos; seguramente mucho más que otros gestores de fondos competencia pero que por una u otra razón no han salido muy bien parados y sin embargo, no están llevando el linchamiento periodístico que está sufriendo Cobas.

Personalmente me da exactamente igual, ya que no me pagan por hacer publicidad ni uno ni otro. Ni me pagan ni me van a pagar, yo no vendo mi nombre a nadie más que a mí mismo. Yo cuento lo que hago, y estos meses en los que Cobas ha bajado yo he seguido metiendo dinero ya que las empresas en las que está invirtiendo son lo que yo busco en el fondo, empresas de valor en las que a mí como particular no me sale rentable invertir. Además, y lo he dicho muchas veces aunque muchos no me crean, yo no soy un inversor de valor y para cubrir ese espectro de la inversión me es mucho mejor, más cómodo y barato, pagar a Paramés. De todas formas de esto ya hablaremos un poco más adelante, ya que quiero tratarle un párrafo a los fondos y sus descalabros en general. Vayamos ahora con la prueba de que yo no soy un inversor valor, por mucho que algunos lo digan y otros no tengan demasiado claro lo que es un inversor de valor, al menos como yo lo entiendo.

Y aquí van mis datos para el ejercicio 2.018. Como todos ya sabréis tengo mis inversiones organizadas como si de un fondo inversión se tratara, para obtener a tiempo real el valor liquidativo de mis inversiones y sobre todo, para controlar lo que hago bien y lo que hago mal. Dentro de este valor liquidativo están descontados los impuestos, las comisiones y todo lo que me genere un gasto, de la misma forma que un fondo descuenta sus comisiones ya de este valor. Pues bueno, vamos con la cifra, mala, no os vayáis a pensar, este año he perdido el 1,61%, muy por debajo de los fondos de los que hablamos y de cualquier índice que se mire. Yo me suelo comparar con el IBEX sin dividendos. Yo no pretendo ser el más listo o el mejor inversor. Lo hago así porque creo que es lo justo. Mis razones son que el IBEX no paga impuestos, pero yo los tengo que pagar, el IBEX no paga comisiones de compra y de venta y yo las tengo que pagar. El IBEX no tiene gastos de hacer la renta, y en caso de comprar un ETF barato, también tengo que pagar comisiones, que no se mencionan en ningún sitio. Dado que el 61,55% de mi cartera cotiza en España, creo que coger este índice sin dividendos es lo más correcto. Pero como digo esta parte no me importa demasiado, ya que yo busco otras cosas en la vida que ser el mejor inversor.

Lo interesante llega ahora, con el dinero que he conseguido generar vía dividendos y vía venta de opciones. El aumento de los dividendos cobrados ha sido del 25% respecto a 2.017 y si cuento los dividendos más las opciones, el aumento ha sido del 69%. Estas son las grandes noticias para mí de un 2.018 que muchos recordarán como malo y que yo lo recordaré como punto de inflexión. Las razones, los que me seguís desde hace poco las podéis imaginar, los que me seguís desde hace más tiempo ya las sabréis. Hace un año dije que contando los derivados, más o menos y en neto, habría gastado lo que habría ingresado pero que era muy justo. Dado que este año, no lo he cerrado en gastos y puede que no lo hagamos en casa por pereza, hasta hemos gastado menos, está claro que este año hemos sido en casa IF. Y las previsiones para este 2.019 sin tocar nada, son que habrá aumento de doble dígito en los dividendos cobrados en general. La noticia es que con los dividendos y sin haber sacado nada en concepto de venta de opciones, ya este año hubiéramos sido IF, y dado que las estimaciones para este año son de crecimiento de doble dígito, está claro que seremos IF.

A estas alturas muchos se preguntarán si estoy planteándome dejar de trabajar, que en principio es para lo que se hace esto. Pues la respuesta es que todavía no. Quiero tener un margen de seguridad decente, ya que los gastos pasados no garantizan los gastos futuros. Nuestro hijo crece y tendrá más necesidades. Puede que tengamos más hijos. Puede que tengamos gastos extra por la razón que sea. No veo conveniente dejarlo de una forma tan justa, por lo que no me queda otra que seguir trabajando por unos años más. Puedo decir que he alcanzado la independencia financiera contable, eso sí que es verdad. Y muy seguramente lo que haga sea buscar un trabajo que me llene y no me agobie, que lo pueda compatibilizar muy bien con la inversión. Si se piensa el gobierno de España, que tras haber cotizado desde los 18 éste que escribe les va a perdonar la jubilación por haber llegado a la IF, lo llevan muy pero que muy jodido. Hay dos posibilidades para que eso suceda. La primera es que me muera antes de jubilarme. La segunda es que consiga un trabajo que de verdad me guste y me muera trabajando como Emilio Botín.

La inflexión de este año se traduce en tranquilidad, en descansar mucho mejor. Cuando salí de casa en avión para ir a Trinidad y Tobago a finales de noviembre, ya sabía más o menos el dato. Es increíble la tranquilidad que te da la IF. Sabes que eres inmune a muchas cosas que antes no lo eras. Cierto es que poco a poco, el ahorro te va generando seguridad, que te respalda y cuando las cosas se ponen feas siempre te viene a la cabeza que en caso de ponerse feas de verdad, pues bueno, habría que vender los derechos de Iberdrola, o no reinvertir ese dividendo en tal acción que cotiza súper barata. Que es para vivir, para superar el bache. Pero el día en el que ya las cuentas salen, ese día te sientes mucho más ligero, mucho mejor. En ese momento son muchas las cosas que cambian. Mi realidad es que en caso de que las cosas se pusieran feas, pues movería muchas fichas, liquidaría ese piso que tengo alquilado e hipotecado, algo sacaría, a día de hoy es obvio que vale más que la deuda, con lo cual algo sumaría. Quitaría el dinero de los fondos para meterlo en buenas acciones que me generaran más dividendos. Liquidaría acciones que no me pagan dividendo o pagan una miseria; y las de países que me roban parte de mis dividendos. Haciendo esto, aumentaría mis dividendos netos en el bolsillo en un 25% aproximadamente. Y me crearía una minusvalía por el piso que me permitiría pagar menos impuestos.

Por otro lado, me ha costado mucho llegar a donde estoy. Y la verdad, hoy tengo el trabajo mejor remunerado y que más me gusta. Ninguno de los trabajos anteriores me han gustado lo que me gusta éste, y da la casualidad que es el mejor pagado, de forma, que dejarlo ahora que acabo de llegar, bueno, tampoco me parece la mejor idea. El problema de mi trabajo es que te destroza mentalmente. Hay veces que llego a casa destrozado psicológicamente, esa es la principal razón de que lo quiera dejar a medio plazo, pero lo que no estoy dispuesto a hacer es dejar este trabajo para pensar que puedo andar justo en unos años y tener que estar buscando dentro de un tiempo algo peor pagado y que además me guste menos, eso desde luego que no. El día que Gorka llame (con un año de antelación dadas las complicaciones para ubicar al nuevo) para decir que lo deja, es que lo deja de verdad.

Hablemos un poco de mi cartera, que esto parece un blog deluxe en lugar de un blog de bolsa. En general la cosa ha terminado mal. Pero para tener un año tan malo, como casi siempre, ha habido empresas que lo han hecho bien y empresas que lo han hecho muy mal. Solo contabilizo las empresas que estaban en mi cartera a comienzo de año y que siguen estando al final del año. Las mejores y van por orden han sido, Nike, Gas Natural, Judges Scientific, Iberdrola y Disney. Es curioso porque dos de ellas han dado posibilidad de compra durante el año y en alguna he comprado. Las peores han sido Pandora, Playtech, Compass Minerals, Essentra y Cobas Selección. Hablemos un poco de las que han ido mal, que es más interesante que las otras.

  • Pandora lo ha hecho de culo en cuanto a cotización. En cuanto a beneficio no lo ha hecho mal, veremos lo que publica. Pero ha habido mucha inestabilidad y muchos cambios. Para empezar cambia el CEO, cambian de nuevo la forma de dirigir la empresa y las ventas se muestran débiles, cosa que no había pasado. Todos temen en este sector una recesión, ya que puede afectar a las ventas. La realidad es que afecta mucho menos de lo que la gente se piensa. La parte buena es que están recomprando acciones a lo bestia, y esto va a tener mucho efecto a largo plazo. No es por justificarles, pero Pandora ha dejado de ser una empresa de crecimiento y esto ha hecho que muchas personas salgan de la empresa. Nadie quiere comprar una empresa en Dinamarca con sus robos en los dividendos, que es pequeña y que no crece en ventas de una forma agresiva, es lo que hay. Yo he aumentado las acciones, pero últimamente no he comprado muchas porque veo empresas mucho mejores en precios y siempre priorizo calidad. De todas formas la empresa y sus recompras, hacen solas esas compras por mí y superan ya el 7% de la empresa en autocartera, espero que las eliminen y veremos una subidita en el BPA por simplemente no hacer nada.
  • Playtech tiene mucha tela. Aquí cometí el error de pagar un precio de empresa grande por una empresa pequeña. No veo problemas, solo un par de mercados mal en China. Como si nadie fuera a jugar o apostara fuera de China. La empresa tiene mucha caja y en general está bien gestionada, es un gran negocio. Mientras no hagan chorradas con la deuda, no me preocupa. Parece que hay mal rollo en los accionistas; de una cosa podéis estar seguros, hay idiotas en todo el mundo. Espero con mucho interés los resultados de fin de año a ver si veo algo. Si hay un fraude y no lo he visto me la como, así tendré minusvalías para no pagar impuestos por la venta de puts, no puedo decir otra cosa, porque con los datos de sus cuentas no veo nada que me haga siquiera preocupar un poco. Realmente no consigo entender lo que pasa, pero bueno, si a Paramés se la ha colado Aryzta con casi el 10% de la cartera metido, creo que me puedo permitir que me la cuelen estos a mí que soy un autodidacta con menos del 3% de la cartera metido.
  • Compas Minerals, pues creo que no se está entendiendo bien el negocio y están teniendo problemas en una de sus minas. Son cosas que pasan, no se puede decir mucho más. He aumentado algo, nunca fue una gran posición, nunca lo va a ser, pero como está en cartera pues pasan estas cosas.
  • Essentra, esta es la única posición que me preocupa de verdad de la cartera. No es que sea una gran posición, pero estoy viendo problemas con la deuda, problemas para pagar y renegociar deuda, problemas con los márgenes y una empresa que no arranca en ventas. Esto es peligroso, ha habido un año de bastante degradación de las cuentas y en fin, me preocupa. La parte buena es que está generando dinero para pagar el dividendo y si lo suspendieran o redujeran sería para sanear la empresa. La directiva sabe dónde la ha cagado y supongo yo que estarán en ello. He visto bastante sinceridad por su parte y creo que han admitido bien el error. Esto es positivo, pero cuesta dinero. No me he planteado asumir la pérdida y vender, no veo de momento la quiebra, de forma que espero que las cosas mejoren y la empresa se vaya recuperando, pero sin duda los daños son importantes. En este panorama no hay duda que cuando publiquen resultados y haga una revisión de la lista tiene todas las papeletas de sufrir una degradación de calificación.
  • Cobas Selección, y quién iba a decir que tendríamos a Paramés en el TOP 5 de cagadas del año. Pues aquí está. Hablaremos de ello más adelante.

Como curiosidades pues hay varias, como que si este ejercicio hubiera tenido el tax free que tienen los fondos yo me hubiera quedado en positivo. Como que si no tuviera dinero invertido en fondos también me hubiera quedado en positivo. Como que inversiones en REITs que no me gustan nada me han dado unas rentabilidades estupendas dado que muchos los vendí con plusvalías y otros los mantengo con plusvalías, pero sea como fuere, todos me pagaron buenos dividendos durante muchos meses. La realidad del año es que la inversión que menos me gusta, la de los REITs es la que más rentabilidad me ha dado sin lugar a dudas, hablo en porcentual, claro está.

Tres empresas curiosas, empresas que no están arriba porque las he incorporado a la cartera este año y no es justo ponerlas ahí. Tres empresas que han perdido más de la mitad del valor en bolsa este año y no hay una razón de peso que lo sostenga, a ver si algún amante de los mercados eficientes me lo puede explicar; ya he perdido la esperanza, no me lo explica nadie porque no tienen ni la más remota idea de lo que pasa. BATS, AHT y KHC. Tres negocios que nada tienen que ver, tres negocio razonablemente buenos, sobre todo dos de ellos. Qué pasará con el kétchup para que se esfume la mitad del valor de la empresa en 12 meses. Son cosas que pasan, las modas, el pagar lo que no se debe por las empresas. Otra curiosidad, la gráfica de TROW, ésta es otra para los amantes de los mercados eficientes, lo que ha pasado es de estupidez pero con turbo. Igual que con Tiffany, otra empresa que ha protagonizado una volatilidad que la ha llevado de plantearme vender (y mira que para que me plantee vender cualquiera de las dos me tienen que pagar una estupidez muy grande…) a comprar unas pocas más. Son cosas del año. No puedo dejar pasar Starbucks, otra empresa que parecía que iba a quebrar, que tenía problemas y los señores de los mercados eficientes me la vendieron a un precio que desde luego no era barato. Parece que al de unos meses se arrepintieron y parece que ahora la están pagando un trecho más cara de lo que yo las compré. Esto es la bolsa y sus caprichos, la jungla en la que tenemos que cazar, no en la que tenemos que ser cazados.

Un párrafo para los fondos. Llevo dos ETF europeos que compré hace ya más de dos años, el Cobas Selección (valor), Argal (crecimiento) y True Value (crecimiento en lugares hostiles para mí). Estoy contento con los tres, sigo haciendo aportaciones cuando veo que merece la pena y no suponen mucho dinero de mi cartera. Lo suficiente para haberla llevado al rojo, pero no mucho en general. Se ha criticado mucho a Paramés, pero hay dos cosas que me duelen de todo ello. Me duelen las dobles varas de medir y me duele que no se tenga ni puta idea de lo que se habla. Está claro que Paramés la ha cagado con Aryzta, no creo que haya que hacer un master o ser doctor para saberlo. Y la ha cagado por dos razones en todo lo que yo he investigado. La primera por creer a las personas por encima de las cuentas; las personas mienten, manipulan, maquillan, venden las cosas en función de lo que les conviene. Si miramos lo que ambos explican en la ampliación de capital, sabemos leer, somos un poco listos y llevamos tiempo en esto, veremos que los dos tienen razón. Lo que pasa es que el interés final de los dos no es el mismo. Por mucho que nos vendan la moto, jamás un fondo tendrá el mismo interés que un dueño o un directivo, seamos sinceros de verdad con nosotros mismos, los fondos entran y salen, los fondos quieren lo suyo, sean de quien sean. En este mundo hay que ser honesto. Este fue el primer gran error. El segundo es tener un porcentaje tan grande de una empresa, creo que alcanzó como el 15% de la empresa. Esto te hace ser torpe y lento como un elefante cuando hay que ser rápido y ágil como un ratón en estas operaciones. Paramés solo se puso sin darse cuenta grilletes en los tobillos atados a zancos de hormigón. Cuando quiso darse cuenta, ni podía salir, ni podía copar la ampliación; él solo se quedó acorralado. La peor posición para un fondo, acorralado y con mil reguladores tocando los huevos por todos los lados. Esta es la diferencia entre Paramés y Warren Buffet, hoy Warren sería el dueño de toda Aryzta. Hoy Paramés está acorralado y perdiendo mucha pasta con ello. Ambos son grandes inversores, diría que ambos están en mi TOP 5, pero decir que Paramés es el Warren Buffet de España es no tener ni puta idea de cómo invierte ni uno ni el otro. Me gusta Cobas, y seguiré invirtiendo dinero ahí para cubrir la parte de mi cartera que no me conviene tenerla yo directamente. Lo que no me gusta son las chorradas que leo todos los días. Doble vara de medir (como si no hubiera fondos peores) y no tener ni idea de lo que se trata el asunto.

Sobre los demás fondos que suelo vigilar poco hay que decir, ha sido un año muy malo para ellos en general, no se puede decir mucho más. No voy a decir cosas negativas de ninguno en concreto, pero creo que alguno ha hecho movimientos que no han sido muy adecuados y puede que a alguno le empiece a pesar el tamaño, ya no sirve encontrar una pequeña empresa y poner una posición fuerte porque con el flujo de dinero que se maneja, hay que encontrar muchas pequeñas empresas buenas para poder hacerlo.

En el plano personal ha sido un año que pasará sin pena ni gloria. Me he sentado con todas las de la ley ya en mi sillón, por lo que el ascenso de final del año pasado se ha hecho oficial y hasta que me despidan por liarla o me marche porque lo dejo, todo indica que ocuparé esta posición dentro de la empresa, la máxima que mi titulación me permite, de aquí para arriba son puestos de confianza y dedo, no hay requisitos de formación. Por lo demás, ha sido un año de estrés, cambio de domicilio efectivo, cambio de muchas cosas. Los cambios de cosas generan estrés y es horrible. Ya creo que estoy un poco más centrado y estable, veremos lo que nos cuenta 2.019, no vaya a ser que esté equivocado.

Y en el blog pues las cosas se han estabilizado. No hemos podido atenderle ni yo ni Jon todo lo que nos hubiera gustado, ha sido un año con mucho trabajo y muchas cosas que atender. De hecho veremos cambios, a partir de la fecha solo publicaremos empresas que sean candidatas a compras y excepciones. No hay tiempo para ponernos a analizar empresas de cualquier tipo y categoría. Creo que ya hay un surtido de empresas con problemas para todos aquellos que quieran aprender, al final los problemas son los mismos, puede haber alguna excepción por algo, pero será eso, una excepción. Mi objetivo sigue siendo tener más de 100 empresas en la lista oro, para que sea realmente complicado que un año no tenga empresas en precios de compra. He de tratar de conseguirlo y la forma es buscar y centrarme solo en aquellas que den la talla de ser compradas. Por lo demás hemos tenido unas visitas muy estables, tirando a crecientes, pero se ve ya que hay un grupo de inversores fijos que leen y que la cosa está mucho más estable que en años anteriores. Seguiremos un año más sin publicidad, con el mismo formato y con el mismo ritmo de empresas. No creo que en este sentido haya muchos cambios.

Y esto es todo por hoy, una entrada rara para un año raro. Por mi parte, un año en el cual ya veo las cosas de forma diferente, de forma más tranquila. Puede que hasta consiga invertir de forma más concentrada en cuanto a los tiempos de lo que he hecho en el pasado, puede que no, porque la liquidez me quema en las manos. Sigo con mis objetivos, necesito la IF total, no la IF contable que tengo y que no es poca cosa. Cómo encontrar la IF total, pues bastante sencillo. Hemos de buscar un palomo de nuestro entorno social, ese fantasma que todos conocemos y que gasta en bobadas y vive, aparentemente mejor que nosotros. Cuando le tengamos localizado hemos de saber más o menos lo que gana al año, y esa será la cifra que hay que buscar. Como es de nuestro entorno no tendremos problemas de tema social, como es un desastre, fácilmente mejoraremos sus gastos en un 20%, generando el ahorro para el fondo de seguridad. Como es un fantasma, sacaremos como otro 15% de lo que se gasta en fantasmadas que nosotros lo gastaremos en cosas más interesantes o importantes. Yo ya tengo a mi palomo, ya sé lo que gana, ya tengo mi cifra. Me queda un poco, creo que lo haré en menos tiempo del que tenía pensado de inicio, pero no ha llegado el momento todavía. Cuando se acerque más, pues ya veremos  lo que hacemos, puede ser no hacer nada, puede ser pasar a fondo para minorar impuestos y buscar una forma de ingresos alternativa, puede ser montar una academia y enseñar barato. Siempre me gustó enseñar, siempre lo hice gratis. No lo sé, pero desde luego ha de ser algo que me permita estar en casa tranquilo, sin que me duela la cabeza, sin que me quite el sueño. No he luchado todos estos años y los que me quedan para luego seguir con más trabajo y más estrés. El estrés ya me ha pasado muchas facturas, más de las que los palomos se piensan. Con tono gris, como este 2.018, os dejo, un año gris en el que muchos han visto rayos de sol y otros muchos nubarrones; se acerca una entrada crítica y hasta un poco agresiva, una entrada con intención de recordar. Un saludo a todos y como siempre muchas gracias por la visita.

from ElDividendo http://bit.ly/2FpJxCy
via IFTTT

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *