A LÍOS CON EL TAXI: UNA ENTRADA PARA LA REFLEXIÓN

Llevamos unas semanas donde el conflicto del Taxi ocupa la portada de todos los medios de comunicación. La situación se me asemeja por completo a la situación de otro sector que conozco de primera mano: las Farmacias en España. Ambos son sectores regulados por políticos, con competencias derivadas en las comunidades autónomas, y que se parecen más de lo que algunos pueden pensar en un principio.
En la entrada de este sábado me gustaría reflexionar con vosotros sobre el conflicto, y daros mi opinión personal sobre el problema actual. Al pertenecer a un sector donde la regulación es muy parecida a la del Taxi, puede ser interesante mi reflexión, incluso creará algo de polémica para algunos. Empezamos:

Como antecedente y para el que no lo sepa, un Farmacéutico en España no puede abrir libremente su Farmacia donde quiera y cuando quiera. La ley deja claro también, que la propiedad es exclusiva de Farmacéuticos, es decir, por mucho dinero que tengas en España, o eres Farmacéutico o nunca tendrás una Farmacia con la regulación actual.

Actualmente, es un sector completamente regulado mediante las Leyes de Ordenación Farmacéutica de cada comunidad autónoma. A día de hoy un Farmacéutico que quiera tener su Farmacia propia tienen dos opciones:
  • Esperar a concurso público mientras trabaja sumando méritos: las comunidades autónomas conceden Licencias de nueva apertura cada cierto tiempo, a las que los farmacéuticos optamos por concurso en función de los méritos académicos y los años de trabajo. Por si os resulta interesante, los farmacéuticos adjuntos (los no propietarios), tienen un convenio propio que marca un sueldo de entre 26.000 euros y 30.000 euros anuales en función de la comunidad. Es cierto que siempre se puede negociar algo al alza, pero no demasiado. 
  • Comprar una Licencia a un Farmacéutico con Farmacia: bien porque quiera venderla en un momento dado, o bien porque se jubile y su hijo no sea Farmacéutico. Con esta licencia se especula claramente. En función de las regulaciones del gobierno en materia de medicamentos, o el ciclo y la situación económica del país, sube o baja de precio. Existen hasta empresas especializadas en compra y venta de Farmacias.
¿Les parece una situación parecida a la del Taxi? Para mí la respuesta es un sí rotundo. Es cierto que, con matizaciones, no es lo mismo hablar de Taxis que de medicamentos, pero tienen mucho en común: los ayuntamientos conceden Licencias de Taxi, y el que ya la tiene puede trabajarla o especular con ella. Unos la compraron por 40.000 euros y otros pagaron 150.000 euros. 
¿Cuál es mi opinión?
  • Como saben trabajo en el hospital, y mi mujer en una Farmacia de la que no es propietaria. En mi caso estoy a favor de la liberalización del sector, mientras la dirección técnica sea del Farmacéutico, es decir, estoy a favor de lo que me favorece a nivel personal. Nadie en su sano juicio, defendería medidas que cortaran parte del árbol que le da de comer. 
  • Se imaginan que mis padres tuvieran una Farmacia en Madrid que facturará 4 millones de euros, pues en ese caso, estaría en contra de la liberalización. Creo que no estar en contra sería bastante atípico, por muy a favor que estés de un modelo liberal de negocio. Es decir, humanamente creo que se entiende que estuviese en contra.
  • Se imaginan ahora que fuese ingeniero de familia empresaria, pues me daría igual y apostaría por la liberalización total del sector, permitiendo que cualquiera pudiese tener una Farmacia como empresario, contratando a los Farmacéuticos necesarios.
Con todo esto quiero decir, que opinar del dinero de los demás es muy fácil, pero cuando se toca tu dinero, todo el mundo salta. Entiendo que los taxistas no se queden parados e intenten defender sus derechos, en cuanto a las formas, completamente en contra. 
Por otro lado, defiendo la liberalización de los sectores y la meritocracia. Vamos que tengo un lío en la cabeza…sesgado completamente por el sector al que pertenezco. Vamos que soy un chaquetero, pero quién no es chaquetero cuando le tocan su dinero
Acaso el que tiene un estanco, una gasolinera o vende lotería está a favor de la liberalización total, acaso los controladores aéreos estarían a favor de que se sustituyeran por militares, acaso los Notarios no están a favor de la legislación actual, acaso los Estibadores están a favor de la entrada de empresas privadas al sector……es cierto que es demasiado simplista igualar todos los sectores, pero la idea de la entrada es simplemente entender como lícito y humano, cuando te tocan el «pan», luchar por tus derechos.
Señores….el dinero corrompe, y cuando te tocan el dinero propio el lío y la polémica está asegurado. 
Publicaba en Twitter la siguiente encuesta el pasado miércoles:
La encuesta refleja un empate técnico de los votos. Quiero ser sincero con vosotros, me cuesta creer que casi un 50% estén a favor de liberalizar un sector del que “come” su padre o su hermano. Me cuesta creer que alguien cuyo padre tiene una Farmacia, un Estanco, o una Administración de lotería que heredará en un futuro, esté en contra, pero acepto con total democracia los resultados. Y digo más, si alguien renuncia a una Farmacia, Estanco o cualquier negocio regulado que le aporte dinero por sus ideales, ¡¡¡Ole sus cojones¡¡¡, pero yo no lo haría. Sinceridad ante todo.
Y… ¿Cuál sería la solución?
Difícil muy difícil, el que compró una Farmacia, una Licencia de Taxi o un estanco, la compró en bases a una legislación política. Si la misma clase política la cambia, ¿qué debemos hacer? Muy complicado, compensamos económicamente y luego liberalizamos, o no compensamos económicamente y liberalizamos mandando a la ruina a mucha gente. Si no compensas, estás favoreciendo claramente al que entra de nuevo al sector. En fin, me cuesta llegar a una solución.
Les lanzo otra idea para reflexionar: invertimos nuestro dinero en empresas reguladas como REE o ENG. Entiendo que nadie estaría a favor de un cambio regulatorio que bajase sus ingresos y como consecuencias el dividendo para el accionista, o ¿sí?
Me gustaría terminar la entrada diciendo y recalcando que lo que yo defiendo es lo siguiente: cuando la liberalización de un sector, perjudica a tu bolsillo, la mayoría de gente se oponen a la regulación, es decir, si te tocan la pela, es normal que la gente proteste y luche por mantener sus derechos. No hay más. Lo recalco por que en las últimas horas he recibido algún correo privado preguntándome si tengo un taxi….
Complicado, muy complicado…….

Saludos a todos.

from El Farmacéutico Activo http://bit.ly/2RxMWR4
via IFTTT

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.