COMO NEGOCIAR UNA SUBIDA SALARIAL EN TU EMPRESA

Las últimas tres entradas al blog no han tenido el contenido suficiente que me hubiese gustado. Muchos lectores habituales seguro que se han dado cuenta, pero tiene una explicación. El último mes he estado bastante “liado” a nivel laboral. Como dice el título de la entrada de este sábado, he estado negociando una subida salarial en mi trabajo actual, y valorando un cambio de empresa.
La situación laboral en España no es la que nos gustaría a la gran mayoría, pero es cierto que perfiles muy técnicos en el sector sanitario tienen una alta demanda actualmente, es el caso de los Farmacéuticos Especialistas en Farmacia Hospitalaria, mi caso.  La oferta supera claramente a la demanda y como en cualquier sector, esto hace subir los precios, en el caso de la entrada de hoy los salarios. Me parecía interesante hacer una entrada hablando de como negociar una subida de sueldo en nuestra empresa, orientando la misma hacia el plano inversor. ¿Empezamos?

Creo que la primera condición para negociar o pedir un aumento de sueldo en tu empresa, es tener una profesión donde las ofertas de trabajo superen a la demanda. No es imprescindible, pero es evidente que aumentará tus posibilidades de éxito. Unido a esta primera condición está otra que si considero del todo imprescindible, tener un perfil que aporte a la organización y que tenga una buena reputación. Cuando llevamos varias años en una misma empresa, cada uno sabe perfectamente su situación, creo que entendéis todos lo que quiero decir. Por mucho que valores tu trabajo, amenazar con irte de tu empresa si no te suben el sueldo, para la empresa puede ser una gran noticia, siempre que finalmente te vayas. 
Con estas dos condiciones creo que tienes un punto de partida ideal para plantear una subida salarial que puede llegar a buen puerto.
Llegados a este punto debemos explorar el mercado, y cuando digo explorar el mercado, es presentarse a las ofertas de trabajo que encontremos para nuestro perfil. Con ello, debemos saber lo que pagan, o lo que estarían dispuestos a pagar la competencia por contratarnos. Si alguna de las ofertas cumple con nuestras expectativas debemos “aceptarla”. Con esa oferta u ofertas, debemos negociar en nuestro trabajo actual, siempre con una actitud positiva, nunca exigente, sabiendo escuchar y teniendo claro que si nos dicen que no, nos iremos de la empresa. Este último punto es clave, como dice un amigo mío, “Si quieres peces hay que mojarse el culo”
¿Cuáles son los mayores problemas a los que nos enfrentamos a la hora de dar el salto de empresa?
  • Antigüedad: si cambias de empresa perderás la antigüedad ante posibles despidos. Tal como está planteado la fiscalidad laboral en nuestro país, la antigüedad da seguridad laboral, y te puede permitir en determinados momentos decir que no, algo complicado cuando llegas de nuevo a un trabajo.
  • Situación familiar: no es lo mismo tener 24 años, que tener 40 años, un solo sueldo en casa y tres hijos. En el primer caso arriesgar es fácil, en el segundo es más complicado.
  • Miedo: los cambios dan miedo y la mente del ser humano tiende a ponerse en el peor de los casos. Y si me echan de la nueva empresa….y si por pedir subida de sueldo me echan, y si….., y si…..lo dicho, si quieres pescado….hay que mojase el culo.
Resumiendo, podríamos decir, que para mí hay cuatros pilares claves a la hora de plantear en tu empresa una subida de sueldo:
  1. Tener un perfil muy técnico y demandado.
  2. Aportar valor a la empresa y tener una buena reputación.
  3. Tener una oferta sobre la mesa de la competencia que estemos dispuesto a aceptar.
  4. Tener las ideas claras e irte ante una negativa de subida salarial.
Las posibilidades de éxito son muy altas cumpliendo estas cuatro premisas. Algo importante, siempre y aunque te tengas que morder la lengua, hacer las cosas bien. Nunca se sabe donde acabarás y hay que dejar las puertas abiertas. 
Pues todo lo anterior, no es más que mi situación personal del pasado mes de febrero, y la causa por las que las últimas entradas al blog, no hayan sido como me hubiesen gustado. La negociación llego a buen puerto y me quedo en mi empresa actual con una mejora salarial. Y ahora viene la clave de la entrada de este sábado, la parte inversora de la misma.
Si la negociación llega a buen puerto y se consigue una subida salarial ¿Qué debemos hacer con el dinero extra que empecemos a ingresar mensualmente? 
Respuesta rotunda, ahorrarlo directamente e invertirlo. Debemos tratarlo como un dinero que no existe para gastos. Si como en mi caso, antes de la subida, Mi Empresa ya podía ahorrar y aumentar su caja mensualmente, disfrutando a la vez de la vida, no tendría ningún sentido, buscar incrementos de gastos que no me aportarán nada, no tendría ningún sentido hacer lo que hace la gran mayoría de la gente ante una subida salarial, que es incrementar los gastos. Les suena la imagen que les pongo a continuación:
Pues eso.

Saludos a todos.

from El Farmacéutico Activo https://ift.tt/2HONpNC
via IFTTT

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *