Los pavos multicolores

                         



 Tras 22 días de dificultades variadas, por fin pude hacer mi primera compra con mi nuevo bróker, Interactive Brokers. Lo que nunca hubiera imaginado, en mis 6 años como inversor, es que la adquisición sería un lote de pavos multicolores.


 Pero antes de esa peculiar compra, se me ejecutó una microcompra en mi otro bróker. Tenía algunos dólares sueltos tras cobrar algunos dividendos de agosto, y como quiera que uso un bróker «low cost» para comprar acciones americanas, decidí invertir esos dividendos cobrados en más acciones de EE.UU.


 En concreto, compré 4 acciones de AT&T. Y luego compré en Interactive Brokers 58 acciones de Comcast, propietaria de la cadena de TV americana NBC (ahora llamada CNBC). Para quien no lo sepa, el símbolo de la NBC era, y sigue siendo, un pavo real con una cola multicolor. He aquí el símbolo, para quien no lo tenga en mente:



 JUSTIFICANTES DE LAS OPERACIONES:

 Antes de seguir, os pongo los justificantes de compra:


 

  

 TIMING:

 Respecto al «timing» de las compras, ha sido bueno. 

 Si hacemos caso a Yahoo Finance (según datos recogidos el 22 de julio al cierre), tenemos que la compra de AT&T a $32’95 se hizo cerca de los mínimos de 52 semanas ($30’13) y muy lejos de los máximos ($39’80); y la compra de Comcast a $35’51 está más cerca de los $30’43 de mínimos de 52 semanas que de los $44 de los máximos. 

 Por tanto, no puedo estar a disgusto con el «timing».


 ¿POR QUÉ HE COMPRADO?

 Respecto a la compra de AT&T, puedo señalar que la he comprado por estos motivos:

 A) Por su dividendo:  este es de más del 6% con pequeños aumentos anuales; además, es sostenible, reparte en dividendos solo unos dos tercios de su Free Cash Flow, por lo que el alto dividendo de la «teleco» americana podría seguir siendo alto por muchos años.

 B) Por la poca ponderación de la empresa en mi cartera: dado que es una «high yield» pero no la mejor empresa del mundo, el hecho de que la tuviera ponderada en menos de un 2’5% de mi portfolio antes de esta microcompra me ayudó a decantarme por ella. Hasta un 3% de mi cartera podría estar invertida en AT&T.

 CPor su compra de Time Warner: AT&T seguro que saca buen provecho de su absorción de Time Warner. Sin duda alguna, la empresa pasará a ser más fuerte y ganará más dinero; por el contrario, estará más endeudada. Habrá que ver si AT&T recompra acciones con cierto volumen para facilitar la sostenibilidad del dividendo y mitigar la subida de tipos de interés en EE.UU., que podría llegar incluso al 3% a finales de 2019. Hace unas semanas se conoció la noticia de que el Departamento de Justicia de EE.UU. ha recurrido la fusión de AT&T y Time Warner. Veremos qué pasa en los próximos meses con este asunto.

 D) Por su historial de aumento del dividendo: enlazando con la primera razón que he dado (la «A»), me ha sorprendido que AT&T lleve 34 años aumentando su dividendo de forma ininterrumpida. Lo mismo que Telefónica, vamos. Con que lo suba un mínimo de un 3% al año, me doy por satisfecho. No obstante, no será fácil que AT&T suba la remuneración al accionista más de un 1% o 2% al año: recordemos que tiene que digerir la reciente compra de Time Warner (si no le echan para atrás la absorción, claro).

 E) Por su PER: aunque me gusta más la métrica P/FCF (veces que se paga el FCF), me gusta que AT&T cotice a un PER 10 aproximadamente cuando su PER histórico de los últimos años ha sido de 13’4x (fuente: Nick McCullum, de SureDividend, en un artículo del 24 de junio titulado «Four Cheap Dividend Aristocrats to Buy Now» para Real Money).

 Sea como sea, AT&T da un alto dividendo, lo aumenta cada año y no pienso ponderarla mucho en mi cartera, por lo que me siento a gusto con esta compra.


 Respecto a Comcast, hay motivos de peso también para haberla comprado:


 A) Por su crecimiento en ventas: desde 2008 hasta 2018 las ventas de Comcast se han multiplicado por 2’5. En 2008 facturaba menos de 34.500 millones, mientras que en 2018 se espera que las ventas sean de más de 87.100 millones.

 B) Por el crecimiento de su dividendo: en octubre de 2008 la empresa repartió un dividendo trimestral de $0’0625, pero en octubre de 2018 repartirá un dividendo de $0’19. Ha casi triplicado el dividendo en 10 años. Es un crecimiento del 11’76% anual compuesto. Simplemente impresionante.

 C) Por su recompra de acciones: no es que sea Home Depot, Walgreens o DFS recomprando, pero ha reducido más de un 20% el número de acciones en los últimos 9 años y medio, y eso siempre es un punto a favor de una empresa cotizada. Recordad aquí que en febrero de 2017 hubo un split 2×1, que hizo que las acciones se duplicaran en número. Por tanto, la reducción de acciones mencionada es ajustada a split.

 D) Por el crecimiento de su FCF: no solo Comcast es buena aumentando sus ventas y su dividendo, sino que ha sido capaz de aumentar su FCF desde los $0’67 por acción (2008) hasta los $2’53 (2018e).


PER Y RPD DE ESTAS COMPRAS

 Al comprar AT&T a $32’95 y ser su dividendo anual de $2, la RPD es del 6’07%. Su PER sería menor del 7x si hacemos caso a Morningstar, que prevé un BPA de $4’95. Yahoo Finance corrobora ese PER inferior al 7x, aunque en su caso prevé un BPA de $4’76. Por otro lado, desde SureDividend se afirma que su PER ronda los 9’5x. Sea como sea, si miramos al P/FCF vemos que de barata no tiene nada: unas 18 veces FCF. 

 Sinceramente, no me importa mucho el PER de esta empresa, sino su capacidad para pagar los dividendos futuros en base a su FCF, así como su habilidad para pagar la deuda de 180.000 millones de dólares que tiene en total tras la compra de Time Warner (siempre y cuando no se trunque dicha fusión, insisto). Si hace las cosas bien, At&T subirá tanto en cotización como en dividendos; si no, hará como Telefónica: para abajo.


 Respecto a Comcast, su dividendo anual de $0’76 hace que mi compra a $35’51 me otorgue una RPD inicial del 2’14%. Respecto al PER, no hay que engañarse por el BPA de 2017 y pensar que Comcast puede llegar este año hasta los $5 de beneficio; más bien será de unos $2, con lo que el PER de mi compra es del 17’8x aproximadamente.


 LA CARTERA DR
    
 Tras estas compras, mis «Big Four» siguen pesando casi el 60%, lo cual sigue siendo una barbaridad. Por otra parte, avanza la internacionalización de mi cartera, y las acciones extranjeras pasan a ponderar más de un 23%; no es un gran porcentaje, pero confío poder aumentar el peso de las foráneas paulatinamente.

 En lo tocante a la empresa que aparecen en esta entrada, AT&T pasa a ponderar un 2’4% de mi portfolio. Lejos todavía de ese 3% de máxima ponderación que quiero dar a esta teleco americana dentro de mi Cartera DR. Por su parte, Comcast entra con un 1’2% de ponderación.

 Podéis ver mi Cartera DR actualizada pinchando aquí.


 INGRESO PASIVO ESPERADO PARA 2018

 Con estas operaciones, mi ingreso pasivo esperado supera los 576€ brutos mensuales, lo cual sobrepasa los 565€ brutos mensuales de media que tengo como objetivo. Podéis mirar la pestaña de Meta para más información. Esos 566€ suponen un +34% respecto al ingreso pasivo logrado en 2017 (422’05€ brutos mensuales). Sin duda alguna, está siendo un año muy fructífero en lo referente a este tipo de ingreso.

 Parece que podré lograr el objetivo para 2018. No obstante, no tengo claro si venderé las acciones de Naturhouse antes de su próximo dividendo de septiembre, por lo que todavía me tocará esperar antes de cantar victoria. Aparte, el cambio euro-dólar me está beneficiando, pero si volviera a superar los 1’20 haría bajar mi previsión algún euro. Lo iremos viendo: si no vendo más Naturhouse y las divisas me respetan, los 7.000€ brutos en 2018 no serían una utopía (583’33€ mensuales).


 LA ADVERTENCIA DE SIEMPRE

 Estas operaciones realizadas no son recomendación de nada. Solo soy un inversor particular que tiene un blog y que invierte por su cuenta y riesgo. No tengo una formación financiera específica. Toda persona que invierta debe hacerlo siguiendo sus propios análisis racionales, y no comprar o vender porque alguien como yo haga una cosa u otra.

 En caso de duda, siempre es mejor acudir a un profesional de la inversión, cosa que yo no soy y seguramente no seré.


 DESPEDIDA

 Y aquí lo dejo.

 Si os ha gustado la entrada, no dudéis en compartirla en redes sociales. Tampoco temáis dejar un comentario en el blog opinando sobre la idoneidad o no de esta operación.
 Saludos y suerte con vuestras inversiones.  


from DIVIDENDO RENTABLE https://ift.tt/2MwLHEc
via IFTTT

Owens & Minor, ¿ganga o pufo? (2a parte)


 Seguimos con el análisis sobre OMI. En esta segunda y última parte se explica los análisis que realizaron otras webs, así como se habla de qué dijo el CEO de la compañía (Mr. Phipps) cuando le preguntaron sobre la sostenibilidad del dividendo (en la Conference Call de los resultados 2Q2018). También os doy mi opinión sobre si OMI es una ganga o un pufo.

 Vuelvo a agradecer a Mannel Perry la información aportada para la realización de esta segunda parte. El análisis de Value Line me lo pasó él, así como varios documentos de Sure Dividend (ya había leído lo de esta última web, pero ahora lo tengo en PDF gracias a él).

 Continúo, pues.

 OTROS ANÁLISIS DE OMI

 Obviamente, no soy la primera persona que analiza OMI. Ni siquiera soy el primero tras las caídas de esta semana.

 A continuación os hago un breve resumen de los análisis que he podido leer sobre OMI. Todos son de 2018:

 1) SURE DIVIDEND: 

 En el análisis del 12 de junio que se hacía de 5 empresas muy infravaloradas, Josh Arnold defendía que OMI era la empresa más infravalorada de las cinco (incluía esta minilista a WBA y a CAH), con unos retornos esperados del 8% anual compuesto para su BPA. Aparte, se decía que si el PER histórico medio había sido de unas 18 veces, comprarla a unas 8 veces (como estaba en junio), era una auténtica ganga. 

 Por otra parte, esta semana salió un comentario de Sure Dividend sobre los últimos resultados de OMI (Q2018). Reconocían que esperaban $2 de BPA para 2018, pero que con un BPA esperado de $1’45 todavía era fuerte compra («strong buy»). En este análisis del 7 de agosto, Nick McCullum daba un fair price de $26 para OMI y reconocía que en 2023 el dividendo podría ser de $1’25, un 20% más que en 2018. Sorprende un poco que crean que OMI puede escalar hasta un PER 18x, aunque al hablar de un 8% anual compuesto de BPA, la sorpresa se convierte en relativa. 

 Reconoce el autor de este análisis, eso sí, cierto deterioro en los fundamentales de OMI en los últimos años. Alude en concreto al aumento de la deuda, algo lógico por las dos adquisiciones recientemente cerradas (Rybam y Halyard S&IP).

 Las últimas líneas del análisis de Sure Dividend dicen mucho de la situación actual de Owens & Minor y de la idoneidad o no de comprarla ahora:

 «The company’s strong total return potential combined with its leverage and recent poor operating performance make this stock a buy, but only for investors with a high risk tolerance.«

 (El alto potencial unido al apalancamiento y al mal desempeño operativo hacen de esta acción una compra, pero solo para inversores que toleren alto riesgo).

 «Disclosure: This analyst has no position in the security discussed in this research report, and no plans to initiate one in the next 72 hours.«

 (Nota: este analista no tiene acciones de esta empresa, ni tiene planes para comprarla en las próximas 72 horas).

 Aunque mi traducción es un poco libre, el mensaje es el mismo: ni OMI es una acción segura, ni el analista la ve tan chollo como para comprarla ya. De hecho, me llama mucho la atención que desde Sure Dividend la pongan como ejemplo de empresa infravalorada pero que no la tengan comprada, ni la vayan a comprar, por lo menos Nick McCallum, que debe tener cartera de acciones y dinero suficiente para permitirse por lo menos 1 compra tan clara como OMI. No me da mucha confianza esta disociación entre «lo que digo» y «lo que hago» en este analista.

 2) SEEKING ALPHA:

 Aquí he podido leer por encima la Conference Call de OMI tras dar los resultados 2Q2018.

 Un aspecto relevante es que los impuestos pagados han sido del 30% del BAI, y no el 25% como esperaban. Además, hay gastos propiciados por Halyard, cuestiones operativas y por los intereses a pagar. Hasta 10 millones más de gastos, que en principio entiendo que son extraordinarios. Por ejemplo, la tasa de impuestos se espera que vuelva al 25% ya en 2019. 

 Se quejan también de la subida de las materias primas que usan, dado que al menos 2 de ellas salen del petróleo, cuyo precio ha subido en los últimos meses, como sabemos. Cuando han preguntado si iban a poder trasladar la subida del coste de las materias primas a los clientes, un representante de OMI ha confesado que a corto plazo no se iba a poder hacer dada la naturaleza de los contratos. O sea, que el resto de 2018 puede ser complicado en este aspecto y los márgenes se podrían reducir.

 Han insistido en que crecerán a doble dígito en Ventas durante 2019. También piensan bajar la deuda de 4x EBITDA en 3 años.

 Tras un buen rato de responder a las preguntas de los analistas, Cody Phipps (Chairman, President y CEO de OMI) ha tenido que responder a la pregunta del millón de dólares:

 «¿Y qué hay del dividendo?», ha venido a preguntar el analista Eric Coldwell. El tal Eric se ha cuestionado la sostenibilidad del dividendo y ha pedido que Phipps compartiera con los analistas los pensamientos que pudiera tener. Phipps ha respondido que estaba muy excitado con el nuevo modelo de negocio, con las nuevas fuentes de generación de cash flow y de ahí su optimismo con cómo les puede ir el 2019; y siguen comprometidos con el dividendo.

 3) SIMPLYWALL.ST:

 Del análisis de esta web saco en claro, sobre todo, que ellos consideran que su precio justo por descuento de flujos de caja futuros está por debajo de $12, en $11’74 exactamente.

 4) THE MOTLEY FOOL:

 Todd Campbell, a raíz del sell-off de esta semana, explica en esta web el porqué de la caída y opta por «esperar y ver». No hace un análisis profundo de los resultados ni de la compañía.

 5) VALUE LINE:

 En la ficha que esta web tiene sobre OMI, actualizada a 18 de mayo de 2018 por Nira Maharaj, se pueden ver datos muy interesantes. Recordad que este análisis es anterior a los resultados 2Q2018.

 En primer lugar, la ficha nos indica que las Ventas pueden subir más de un 6% en 2019 (de 163 dólares por acción a 174). Respecto al FCF 2018 son muy optimistas, y plantea la analista que puede llegar a los $2’20, que equivaldría a 131 millones, por encima incluso de Morningstar (129 millones). Si Value Line acierta, el dividendo estaría más que asegurado ($1’04). Para 2019 se acrecienta el optimismo, y el FCF sube a 2’55 con un dividendo esperado del $1’05.

 La deuda a largo plazo está desactualizada, pues en Value Line se considera que acabará en 2018 con 900 millones, cuando ahora mismo es de más de 1.600 millones. También está desactualizado el BPA, que se espera que sea de $1’40 – $1’50, no de $1’65, como dice Value Line. Es lógico este desfase porque está escrito hace casi 3 meses.

 También señala VL que OMI tiene un futuro brillante por delante y que cotiza a precios históricamente bajos (en agosto, todavía más bajos, como sabemos).

 En resumen, Nira Maharaj considera que es apta para inversores audaces que puedan esperar hasta 2021-2023. Amplio potencial de subida.

 6) CARNEVALE:

 Hay un vídeo de este señor en Youtube sobre OMI (26 de enero de 2018) donde habla largo y tendido sobre OMI. Varias cosas interesantes saco de ese vídeo:

 a) El precio está conectado con los fundamentales de la empresa, de ahí que hay «sell-offs» cuando la empresa defrauda. Esto es una obviedad, pero en el caso de OMI se muestra en toda su crudeza pues es fácil que la empresa se deje un 5%, un 10%, e incluso un 15% si los resultados trimestrales no gustan.

 b) El dividendo crecía a doble dígito en décadas anteriores, pero en los últimos años las subidas han sido de menos de un 5%, e incluso de solo un 1%. Esto no es bueno si se busca invertir en dividendos. Significa que algo ocurre.

 c) Carnevale revisa los CFOs de la empresa para ver cuánto gana realmente la empresa. Y lo que ve no le gusta: a veces el CFO ha sido negativo, y otras veces ha sido errático; esto último significa que no ha subido año a año. Si el CFO no crece o es negativo, eso es malo para el FCF, que es el que nos dice si el dividendo es sostenible o no. El dividendo ordinario nunca debería ser mayor que el FCF, eso es lo ideal.

 d) Centrándose más en el FCF, también ve años en negativo y años erráticos. Lógico, pues el FCF depende en buena medida del CFO.

 e) Si se mira la cotización como P/EBITDA o veces que se ha pagado el EBITDA, sale que por debajo de 7 veces EBITDA es buena compra. El vídeo, hecho a finales de enero de 2018, señala que está a menos de 6x EBITDA. Ahora está incluso a 5x EBITDA, por lo que está infravalorada desde ese punto de vista.

 f) No es la clase de empresa que le gusta (véase minuto 11 del vídeo), y no se le escapa que el dividendo está creciendo muy poco en los últimos 4-5 años.

 g) Sin embargo, como empresa que ha cotizado de media a PER 17x, comprar a PER 10x hoy día ($14’5 aproximadamente) y cobrar mientras tanto jugosos dividendos (más de un 7% bruto) podría ser una buena jugada para el autor del vídeo.

 h) El Margen Bruto ronda el 10%, el Margen Neto el 1%-1’5%, y la deuda sube y baja a lo largo de los años, lo cual da a entender que la empresa es capaz de incrementar el dividendo a la vez que va reduciendo la deuda. Buen punto este en el caso de OMI.

 Como conclusión del vídeo, y a pesar de señalar varios aspectos negativos de OMI, Carnevale señala que es una gran empresa para comprar (en enero 2018), que tiene un alto dividendo y está muy infravalorada. Eso sí, para «short-term gain», o sea, para ganar dinero a corto plazo. Medio plazo (5 años) como mucho, me atrevería a añadir yo, siguiendo la lógica argumentativa de este inversor.

 Dado que creía Carnevale que la empresa ganaría un BPA de 2’15 dólares en 2018, al multiplicarlo por un PER 15x, le salía un «fair value» de $38. Problema: que el BPA de OMI este año será como mucho de $1’5, y eso supone 22’5 dólares de cotización para un PER 15x. «Solo» un 50% infravalorada respecto a los precios actuales; una ganga, si aceptamos el razonamiento de Carnevale.

 El 9 de agosto de 2018 Carnevale sacó una actualización de su valoración de OMI. 

 En este segundo vídeo señala que OMI podría ganar $1’45 de BPA en 2018, y $1’65 en 2019. Correcto ahí. Insiste en que está infravalorada y da un FCF para 2018 de $1’01, lo cual es insuficiente para costear el dividendo de $1’04. Este FCF es algo superior al que yo veía como el mínimo posible para OMI este año: unos 55 millones dije como peor escenario, lo cual serían unos $0’92-$0’98. 

 Sea como sea, este segundo vídeo revela a un Carnevale menos optimista con OMI: no la ve un «blue chip» que paga dividendos crecientes. Más bien teme que el dividendo esté en riesgo en el futuro. Al final del vídeo la veo una «turnaround» especulativa. O sea, que está bien para comprarla a menos de $15 y venderla dentro de X meses a precio superior; y mientras tanto se cobraría un dividendo jugoso, incluso si hubiera algún pequeño recorte.

 MI OPINIÓN SOBRE OMI


 Tras presentar muchos datos relevantes sobre Owens & Minor (OMI) y haber leído otros análisis, intentaré dar mi opinión sobre si OMI es una ganga o un pufo.

 Yo creo que OMI no es un pufo. No es una acción a evitar a toda costa. Su largo historial de dividendo (no me acuerdo del número exacto, pero son 20 años, si hacemos caso a Carnevale, que lo dice en si primer vídeo), su alto dividendo inicial (7’37% a cierre de mercado, 10 de agosto) y su modesta recompra de acciones, aparte de cotizar a un PER 10x máximo y que el 2019 debería irle mejor gracias a Rybam y a Halyard (10% de crecimiento en Ventas, según el CEO), suponen un buen punto de inicio para aquellos que quieran comprar OMI ya.

 Por otro lado, es una empresa con riesgo evidente. Varios trimestres defraudando en resultados, un dividendo que lo aumentan un 1% o ni eso, un FCF errático en la última década y que podría ser muy justito para pagar los próximos dividendos (Morningstar y Value Line consideran que el FCF da de sobra para pagar el dividendo; Carnevale que le faltará un poco), junto con la dificultad para trasladar rápidamente esa subida de costes al cliente y los márgenes ajustados con los que trabaja (Margen Neto de menos del 1’5% en todos los años de la última década), suponen trabas importantes para quien quiera invertir por dividendos pero a su vez buscando seguridad y crecimiento en los pagos.

 Como estoy obligado a mojarme, he aquí lo que pienso a día de hoy: no veo la necesidad de comprar OMI como inversión en dividendos. Y puntualizo: yo no tengo necesidad de correr este riesgo. Hay riesgos que no se deben omitir ni menospreciar. Ya he cometido errores en el pasado y OMI no tiene por qué ser uno más. Creo que OMI podrá mantener el dividendo, e incluso aumentarlo a $1’05 en 2019. Pero si me metiera, aunque fuera con un máximo de un 3% de mi cartera, tendría más en mente el riesgo que la posible recompensa.

 ¿Y para un inversor particular que no sea yo? ¿Merece la pena comprar OMI a $15, por ejemplo?

 Seguramente los que hayan entrado a $15 o menos consigan buenas plusvalías en el medio plazo, o buenos dividendos durante muchos años. O ambas cosas. Me da que la compra puede ser muy buena. Pero hay un nivel de riesgo en OMI que, aunque intuyo que es bajo, no debemos descartar sin más.

 Webs serias como Morningstar y Value Line son positivas respecto a su FCF y, por tanto, respecto a la sostenibilidad del dividendo, eso es un plus para los que han comprado o quieran comprar. Yo no soy tan optimista, y soy más cercano a Carnevale, que ve un FCF escaso para 2018 (yo lo veo más bien en 70-80 millones, lo cual sería $1’25-$1’30 de FCF).

 Por otra parte, critico a Nick McCallum (Sure Dividend) por poner por las nubes a OMI, diciendo que vale $26, a la par que afirma que no tiene intención de comprar acciones de la empresa en las próximas 72 horas. Aunque comprase el lunes 13 de agosto, me cuesta creer que alguien que lo ve tan claro desde hace muchos meses no se meta en OMI. Salvo que esté muy corto de liquidez (como yo, que tengo para pocos disparos), no me puedo creer ese discurso. Me refiero a que él considere que es compra. Pero tampoco es el tema principal de este análisis cuestionar la coherencia de un analista de acciones, por lo que no ahondaré más en ello. 

  Por cerrar este apartado: OMI es una ganga para el medio plazo, en mi opinión y a pesar de los riesgospero para el largo plazo (10 años o más), le veo demasiada incertidumbre. Raro será que el dividendo en 2019 no aumente, aunque sea un 0’5%; y aunque yo no tengo ganas de comprarla, la meteré en Candidatas de Agosto 2018 y seguiré atento a su cotización por si me interesase entrar para medio plazo. De momento, prefiero AT&T para largo plazo, siempre y cuando esté a $32 o menos; por lo menos AT&T tiene más margen para subir el dividendo año a año.

 CONCLUSIÓN

 A pesar de que he admitido el componente psicológico que afecta a mi veredicto sobre OMI, defiendo que mi opinión ha puesto sobre la mesa los pros y contras de comprar en estos momentos Owens & Minor. La veo más ganga que pufo, sobre todo si se compra para el medio plazo; de hecho, no la veo «value trap», ni «dividend trap», por más que un leve recorte del dividendo no es imposible. Para el largo plazo no la veo. 

 Y respecto a los que ya tienen acciones de OMI a $15 o menos, simplemente decir que creo que tienen muchas posibilidades de ganar. Pero esto es solo mi opinión, no sé lo que pasará en el futuro.

 ADVERTENCIA 

 Algunas palabras y frases de los apartados de MI OPINIÓN SOBRE OMI y CONCLUSIÓN están puestas en negrita para enfatizar partes importantes de mi análisis, no para influir de ninguna manera en el pensamiento de los demás.

 Como siempre, recordaros que este análisis ha sido un trabajo de investigación que pretendí ayudarme a saber si OMI era adecuada para mí o no. Lo comparto con mis lectores simplemente por si puede servirles de ayuda para tomar sus propias decisiones. No estoy recomendando nada acerca de OMI, pues no soy experto en nada.

 Si ganan dinero con OMI el mérito será de ustedes, no mío. Y si pierden dinero con ella, la culpa nunca puede ser mía; soy solo un bloguero que no recomienda nada.

 DESPEDIDA

 Muchas gracias por leerme a través de estas dos entradas sobre OMI. Espero que os haya sido de utilidad en algún sentido.

 Esta doble entrada ha sido posible gracias a varias horas de lectura y reflexión que he dedicado. Es por ello, que si te ha parecido interesante, agradecería que lo compartieras con otras personas en redes sociales.

 Saludos y suerte con vuestras inversiones.

from DIVIDENDO RENTABLE https://ift.tt/2nsIXsH
via IFTTT

Owens & Minor, ¿ganga o pufo? (1a parte)



 Hoy hablaré de Owens & Minor (OMI), una empresa que esta semana está sufriendo mucho en Bolsa por unos resultados decepcionantes durante el segundo trimestre de 2018.

 Aunque no sigo esta empresa, estoy en un grupo de Telegram donde varios de sus participantes han comprado acciones de esta compañía americana convencidos de que tiene mucho potencial, tanto a medio plazo como a largo plazo. Además, muchos, si no todos, la han comprado como inversión en dividendos: ahora mismo (9 de agosto, en pre-market), da más de un 7% de dividendo. Muchos años subiendo su dividendo, por cierto.

 Tras charlar con un amigo del grupo de Telegram, y mirar algo los fundamentales de OMI, me decidí a mirar un poco más los números de la empresa. Quizás sí sea una buena opción comprar acciones. Lo veremos a continuación.

 Que yo sepa, OMI es proveedora de material médico a hospitales y clínicas. En sí, este sector no tiene por qué ser mejor o peor para invertir.


 VENTAS

 En 2008 OMI tuvo unas Ventas de 7.243 millones, mientras que en 2018 se espera que estas sean de 9.700 o 9.800 millones, según mis cálculos. Como mucho 10.000 millones. Esto supone un crecimiento anual compuesto de menos del 3’3%. Nada impresionante.

 Por otro lado, con motivo de la presentación de resultados del primer semestre, la compañía mostró su confianza en que en 2019 las Ventas crezcan a doble dígito (primera página del Press Release del 2Q2018). Buen futuro en este apartado a corto plazo.

 BPA

 El BPA diluido en 2008 fue de $2’25. Pero como hubo un split 3×2 en 2010, el BPA de 2008, ajustado a split, fue de $1’50. En 2018 se espera, como máximo, un BPA ajustado de $1’50. O sea, lo mismo que hace 10 años. El BPA diluido, en realidad, será negativo en 2018 por extraordinarios, pero si no tenemos en cuenta esos extraordinarios, la empresa reconoce que ganará lo mismo que hace 1 década. Un dato muy malo aquí, pues si el beneficio no sube en una década, hay riesgo de que en el futuro pueda seguir siendo así (aunque nunca se sabe, claro).

 RECOMPRA DE ACCIONES

 Si tenemos en cuenta el split de 2010, que hay que tenerlo en cuenta cuando hablamos de número de acciones, vemos que los 41 millones de acciones que aproximadamente tenía OMI en 2008, serían equivalentes a 61’5 millones de acciones ajustados a split.

 Tras el primer semestre de 2018, el número de acciones de OMI es de 60 millones de acciones de media, pero ahora mismo debe de estar por debajo de 59’75 millones, como se aprecia por la media de acciones del segundo trimestre. Por tanto, yo creo que habrá a día de hoy unos 59’5 millones como mínimo.

 Es decir, ha recomprado unos 2 millones de acciones en 9 años y medio, lo cual es una reducción de menos de 0’4% de las acciones propias al año. Está claro que OMI no recompra accciones al ritmo de empresas como Apple, Home Depot, Discover Financial Services, Synchrony Financial, Walgreens o Disney. OMI, en resumen, se muestra poco dado a la recompra de acciones.

 DIVIDENDOS
 Como ya anunció este 7 de agosto, el dividendo trimestral actual es de $0’26, y el próximo pago será el 1 de octubre para los accionistas registrados a fecha del 17 de septiembre. El ex-date será el 14 de septiembre.

 El dividendo anual, por tanto, es de $1’04, y si compráramos a $15, por ejemplo, la RPD inicial sería del 6’93%. Más de un 7% si adquirimos acciones a menos de $14’85. Muy buena rentabilidad, en consecuencia.

 Si miramos el historial de dividendos de OMI, vemos que el 30 de septiembre de 2008 pagó $0’133333, con lo que el dividendo trimestral casi se ha duplicado en 10 años. El crecimiento del dividendo, por consiguiente ha sido de un 7% anual compuesto. Buen crecimiento para un dividendo ya de por sí alto. Pero, ¿podemos esperar en el futuro ese crecimiento del dividendo? La respuesta es no. Si miramos otra vez el historial, comprobamos que en 2014 el dividendo de OMI era de $1 al año, mientras en 2018 será de $1’04 al año. Menos de un 1% anual compuesto. O sea, subidas testimoniales, para decir «llevamos subiendo el dividendo desde hace muchos años».

 Por resumir, dividendo alto pero con crecimiento nulo o casi nulo en el futuro.

 FCF

 Respecto al Free Cash Flow, el FCF de 2008 fue de 45’2 millones, mientras que en 2008 podría alcanzar mínimo los 55 millones. Dado que en 2017 tuve trimestres donde el FCF fue negativo, y eso no tiene por qué volver a suceder en 2018, no puedo hacer simplemente la traslación de los 4 últimos trimestres para poder sacar el FCF esperado para 2018, pues saldrá anormalmente bajo. Si hacemos caso de Morningstar, solo en 2014 el FCF anual de OMI fue negativo, con lo que los trimestres negativos es más una excepción que una regla.

 Quizás llegue hasta los 80 millones en 2018, no lo sé. Yo valoro como mejor escenario esa cifra. Dado que el dividendo anual es de $1’04 y el número de acciones dudo mucho que baje de 59 millones a finales de 2018, el dividendo supone una salida de caja de más de 61 millones. Si el FCF 2018 fuera de 55 millones, se quedaría corto para pagar el dividendo; pero si llega hasta los 80 millones, el pay out del FCF sería del 77%, redondeando.

 Aprovecho para decir que me sorprende aquí que Morningstar prevea un FCF 2018 de 129 millones para OMI. En la última década (2008-2017) OMI ha logrado un FCF de menos de 129 millones en 5 años, es decir, la mitad de los años. No tengo datos para saber de dónde ha sacado Morningstar ese cálculo. Si es cierto, el dividendo de OMI estaría asegurado a corto plazo. A largo plazo, habrá que ver qué FCF pueden aportarle las nuevas adquisiciones (Halyard S&IP y Byram).

 DEUDA
 La deuda a largo plazo, que es la que sale especificada en los informes financieros de OMI, ha pasado de 359 millones (31 de diciembre de 2008) a casi 1.670 millones (30 de junio de 2018). Está claro que las adquisiciones que recientemente ha hecho han subido mucho este apartado del balance de la empresa. Pero es que a finales de 2017 la deuda ya era de casi 901 millones. Dicho de otra manera: no es culpa solo de las recientes adquisiciones que la deuda se haya disparado por 4’66 veces aproximadamente en menos de 10 años. Ya era unas 2’5 veces en 2017 respecto a 2008.

 Aparte, el Debt to Equity ha pasado de 0’52x en 2008 a más de 2x ahora mismo. Si la deuda solo fuera la de largo plazo, y si cogiéramos solo la de 2017 (901 millones casi), el D/E sería de 0’89x, gracias a que el Patrimonio Neto era mayor en diciembre 2017 que en junio 2018 y a que la deuda era mucho menor.

 Mal OMI es este apartado, por tanto.

 PRESENTACIÓN A LOS INVERSORES (ABRIL 2018)
 Veamos ahora algunos aspectos relevantes de la última Presentación a Inversores de OMI que he podido encontrar, y que data de abril de este año.

  En la Presentación para Inversores de Abril 2018, OMI incluía a Halyard S&IP dentro de «Global Products», los cuales habrían representado un 14% de las Ventas Netas si hubieran estado metidas ambas en 2017 desde el 1 de enero. Se ve, por tanto, que no mucho FCF se puede esperar que aportar esta nueva adquisición si pesa tan poco en las Ventas. A tener en cuenta aquí que Halyard pesa 14% incluyendo otras, no ella sola. Lo curioso de Halyard es que en la página 16 de dicha presentación pone que las ventas 2017 aumentarían 750 millones en 2017 gracias a Halyard (si hubiera estado consolidada en 2017 todo el año).

 Bynram va por el lado de «Global Solutions» (86% de Ventas). Byram hubiera contribuido con 467 millones en 2017, un 5% aproximadamente de las Ventas.

 Por tanto, en este apartado veo a OMI como a Vodafone: se gasta buena parte del FCF en pagar los accionistas. Y esto no es lo mejor, pues podría ser la antesala de un recorte del dividendo. Ni tampoco es lo ideal que fluctúe tanto el FCF a lo largo de los años.

 En esta presentación también sale una tabla del FCF histórico (2013-2017), pero no la considero adecuada para mi análisis porque el FCF se suele entender como CFO – CapEx, y no EBITDA Ajustado – CapEx, como hace OMI. Según la gráfica de OMI sobre el FCF histórico, este nunca ha bajado de los 200 millones en los últimos 5 años, y además -de ser cierto este FCF- podría pagar más de $3’50 de dividendo anual sin endeudarse. Lo dicho, ese FCF yo no lo acepto como válido.

 En la página 38 de la Presentación aparece un dato muy interesante: en 2017 Halyard obtuvo un FCF de 69 millones de dólares. ¿Problema? Que ese FCF es entendido como EBITDA Ajustado menos CapEx. Si usamos la definición clásica de FCF, no obstante, lo normal es que ese FCF se queda quizás en la mitad o menos. No soy capaz de calcular cuánto podrá aportar Halyard a OMI de 2018 en adelante, pero creo que entre 20 y 30 millones, lo cual es bastante.

CONTINUARÁ…

 Este análisis continúa en la próxima entrada de mi blog.

 En la segunda parte de mi análisis hablaré de los otros análisis que han hecho sobre OMI. También de qué dijo hace unos días el Presidente de la empresa cuando le preguntaron sobre la sostenibilidad del dividendo (algo que le interesa al que quiera invertir por dividendos). Y, cómo no, daré mi opinión sobre OMI, diciendo si creo que es una oportunidad clara de compra (ganga) o si preveo que en el futuro irá a menos y recortará el dividendo (pufo).

 Si queréis saber más sobre OMI, no olvidéis visitar mi blog dentro de pocos días. Y si os ha gustado esta primera parte, no dudéis en compartir esta entrada en redes sociales.

 Saludos y suerte con vuestras inversiones.

from DIVIDENDO RENTABLE https://ift.tt/2AY9lUS
via IFTTT

Punto de Mira (Agosto 2018)




 Estamos en agosto, mes de vacaciones para mucha gente. Pero los mercados no descansan y hay muchas empresas que están a un precio interesante.

  La lista de este mes se compone de 19 empresas:
1) ABBVIE INC.:

 Biofarma americana que lleva muy buena trayectoria en ventas, BPA y Free Cash Flow desde 2009 hasta el presente. Su dividendo es de más del 4% y lo ha subido desde los $0’40 trimestrales (enero 2013) hasta los $0’96 trimestrales (mayo 2018). Pay Out en torno al 60% si tenemos en cuenta su beneficio esperado de 2018 ($6’50 aproximadamente). Capex muy bajo respecto a su Operating Cash Flow, lo cual hace difícil que el negocio no gane dinero cada año. Recompra acciones. La última vez La deuda ha crecido bastante entre 2012 y 2016, mientras que en 2017 su incremento ha sido mucho menor. A PER 14-15x ahora mismo.

 Los resultados 2017 fueron muy buenos: Ventas +10%, BPA +16% y recompró más de un 1’7% de sus acciones. No obstante, tras anunciar que el Rova-T tardará en ser aprobado por la FDA, la empresa sufrió un «sell off» el jueves 21 de marzo. Aproveché para comprar al día siguiente a $98.

 Los resultados del primer semestre de 2018 fueron también excepcionales: Ventas +20% y BPA diluido +33%. La gran diferencia entre el crecimiento en ventas y el crecimiento en BPA se debe sobre todo a una menor tasa impositiva gracias a la reforma fiscal de Trump. En los últimos 12 meses recompró más del 1% de sus acciones (se pasó de los 1.602 millones de acciones a los 1.584 millones).

 Dos problemas le han surgido a Abbvie en este 2018:

 1) Un tweet de Citron Research, que dice que Abbvie vale $60. Un poco exagerado decir que Abbvie debe cotizar a menos de PER 10x. Se entiende que aquí la gente que trabaja en Citron considera que el Humira (fármaco estrella de Abbvie) va a reducir mucho sus ventas en los próximos años, y que el Gobierno federal de EE.UU. va a multar o penalizar de alguna manera los elevados márgenes de farmacéuticas como Abbvie. La empresa, ahora mismo, tiene un margen de más del 25% antes de impuestos. No sé si es acertado el análisis de Citron, pero tendrían que pasar cosas muy serias para ver a Abbvie desplomarse un tercio de su cotización actual (cotiza en torno a los $90 ahora mismo).

 2) El empeoramiento de su «guidance»: para 2018 se espera un BPA diluido de $6’47-$6’57. Mucho ha bajado desde lo que se decía hace unos meses. Veamos, sin ir más lejos, lo que yo decía cuando puse mis Candidatas de Julio sobre el BPA de Abbvie para 2018:

 Además,subió su «guidance» de 2018: espera lograr un BPA de $6’82-$6’92; esto supone más de los $6’50 que yo esperaba antes de conocer esta mejora de la perspectiva del BPA.

 Vemos que, aunque Abbvie alardea de subir su perspectiva del BPA diluido ajustado a casi $8 para 2018, el BPA diluido, que es el que yo cojo para hacer mis cuentas, ha bajado unos $0’40. La buena noticia es que sigue esperándose que logre un BPA de las menos $6’47, dentro de mi rango de beneficio esperado.

 La principal amenaza para la empresa sigue siendo el fin de la exclusividad de Humira, su medicamento estrella, que supuso casi el 63% de las ventas del primer semestre. El Humira sigue creciendo en ventas a ritmo vertiginoso (+10% YoY), pero su patente dura hasta 2023. Después las ventas por el Humira podrían decrecer.

 Máximo un 5% de mi cartera podría estar en esta empresa. Como ya tengo el 5’1% en Abbvie, comprar significaría sobreponderar. La veo barata, pero sería mejor si no compro. Tocará esperar acontecimientos.

  2) ALPHABET:

 En mi modesta opinión, la empresa icono del siglo XXI. Google Chrome, Gmail, Youtube, Android… son palabras y aplicaciones que usamos o hemos usados todos los que tenemos un ordenador o un smartphone.

 Cierto es que no reparte dividendo y que cotiza a más de PER 30x, pero es una máquina de hacer dinero y tendré en cuenta su cotización por si las bajadas continúan y puedo añadir este monstruo a mi cartera.

 Resultados 2Q2018 => Ventas casi +26% y BPA +40%. Además, la caja aumenta un 32% (de menos de 11.000 millones a más de 14.000 millones); y si sumamos caja, equivalentes e inversiones, tenemos que Google tiene 102.000 millones de «dinero a mano». El beneficio se vio muy favorecido por la reforma fiscal de Trump, pues este año ha pagado algo menos de impuestos que en 2017 a pesar de subir el Beneficio Antes de Impuestos más de un 31%.

 El Cash Flow Operativo subió de los 21.000 millones, frente a los menos de 17.000 millones de 2017. El FCF, no obstante, se vio perjudicado por enormes gastos en propiedades inmobiliarias y equipamiento; entiendo que es un gasto extraordinario, dado que es más del doble que el año anterior.

 Lástima que esté a más de 1.200 dólares. Lo ideal sería poder comprar a $1.000 (mínimos de 2018). Se me escapó, pero no me dolería comprar a precios actuales 1 o 2 acciones para aumentar la calidad de mi cartera.

 No olvidemos, obviamente, que Alphabet no reparte dividendo y quizás nunca reparta. Además, en los últimos meses ha aumentado un 2 o 3% el número de acciones, pasando de 702 millones de acciones a 704 millones, según mis cálculos.

 3) ANHEUSER-BUSCH INBEV:

 Meto esta empresa belga tan famosa en Candidatas tras una charla que tuve con El Farmacéutico Activo.

 Una cervecera líder mundial capaz de doblar ventas en los últimos 10 años y de triplicar su Free Cash Flow por tres.

 Resultados 1S2018 => Ventas +4’7% y BPA +8’3% (sale en dólares, no sé por qué).

 Se prevé que los dividendos suban poco en el corto plazo debido al desapalancamiento.

 El hecho de que tenga a día de hoy candidatas muy claras para comprar ha hecho que no la haya mirado apenas. De momento la meto en esta lista para que no se me olvide mirarla con detenimiento en el futuro.

 4) AT&T:

 Empresa americana que capitaliza unos 230.000 millones de dólares. RPD de más del 6% y dividendo que suele subir un poco cada año. Ahora mismo paga en torno a unos dos tercios de su FCF en dividendos, por lo que el pago al accionista no corre peligro. No es una empresa que me llame especialmente la atención, pero la sostenibilidad de su dividendo hace que pueda comprar en breve esta empresa.

 Los resultados 1S18 no han sido espectaculares, con Ventas -2’7%; cierto es que el BPA ajustado subió un 31’1%, pero aquí se ha ayudado mucho de la bajada de impuestos aprobada por el Gobierno americano. Es más, las ventas consolidadas bajaron desde los 39.400 millones hasta los 38.000 millones. En lo tocante al FCF, en el primer semestre subió de 6.900 millones a 8.100 millones (cifras aproximadas); no obstante, la empresa americana sigue siendo solvente: en 2018 podría obtener un FCF de entre 18.000 y 20.000 millones, mientras que en dividendos se gastará entre 12.000 y 13.000 millones. Lo dicho: el dividendo es sostenible.

La caja baja considerablemente debido a los más de 40.000 millones que ha tenido que usar en efectivo para la compra de Time Warner (parte en dinero, parte en acciones). Además, gastó unos 3.550 millones en pagar deuda y más de 500 millones en recompra de acciones. Buen uso del capital de AT&T, en mi modesta opinión.

 La adquisición de Time Warner supone más deuda para AT&T, pero también convertirse en una empresa que aumente su Free Cash Flow, y que de momento tiene margen para subir poco a poco su dividendo anual, como ha hecho en los últimos 34 años. Confío en que AT&T me dé jugosos dividendos en los próximos años. 

 No me gustaría tener más de un 3% de mi cartera en esta empresa.

 5) BERSHIRE HATHAWAY B:

 La empresa de Warren Buffett está en plena forma. Tras unos resultados 2017 muy buenos (ayudados por la reforma fiscal), y aunque es seguro que seguirá muchos años más sin pagar dividendo alguno, podría estar interesado en hacer alguna pequeña compra en esta empresa. Prefiero que sea a menos de $200.

 Recordemos que Buffett tiene en cartera unas «Big Five» que son auténticos blue chips americanos: American Express, Apple, Bank of America, Coca Cola y Wells Fargo. Las 5 participaciones vale 15.000 millones de dólares o más cada una. A reseñar Bank of America (BAC), cuyo valor de mercado cuadriplica el valor de compra. Si mal no recuerdo, Buffett adquirió BAC al convertir «warrants» en acciones ordinarias; la compra de los warrants data de 2008 o 2009.

 Los buenos resultados de Apple (su principal inversión) publicados el 1 de agosto no hacen sido refrendar el buen hacer de Buffett.

  6) BMW3:

 La guerra comercial entre EE.UU. y China está afectando estos días a automovilísticas como BMW. No me importaría comprar más acciones de esta empresa alemana. Por otra parte, no quiero tener más del 3% de mi cartera en BMW dado su ciclicidad. Entre tanto, a 70€ o menos, la RPD de BMW3 supera el 5’7%, lo cual es un dividendo muy jugoso.

 PER en torno a 5’5x. La quiero a menos de 70€, puesto que hay otras candidatas muy baratas. La reforma fiscal USA les va a beneficiar mucho, según tengo entendido; pero también dicen que los aranceles de EE.UU. les perjudicarían. Tengo que revisar este punto, porque hace unos días escuché que eran los aranceles chinos los que les iban a obligar a subir los precios de sus coches.

 Resultados 1S2018 (2 de agosto) => Ventas -4’1% y BPA -2’8%.

 En un artículo de la OCU se señala que el BPA de 2019 podría ser incluso de menos de 12€, lo cual es un gran retroceso respecto a los más de 13€ de 2017. No sé por qué piensan que el BPA va a bajar tanto, aunque los resultados 1S2018 hablan de un descenso del BPA. Comprando a 70€ y con un BPA 2019 de quizás 11’50€, si creemos lo que dice la OCU, el PER sería 6’1x, todavía barato. En el sector automovilístico no es raro encontrarse en un rango de PER 5-8x. Es más, Renault está a un PER de 4x aproximadamente.

 De momento, BMW3 es candidata, aunque no es mi primera opción.

  8) CIE AUTOMOTIVE:

 Sigue sufriendo CIE desde que entró en el Ibex 35, pero más por cotización que por fundamentales. Tras el reparto de acciones de Global Dominion, la cotización se encuentra muy lejos de los 30€. Está por debajo de 26€.

 Resultados 1S2018 => Ventas +7% y Beneficio Neto +20’2%. Se plantea llegar a los 295-300 millones de beneficio neto en 2020, lo cual supone unos 2’28€ de BPA. Por tanto, a 26€, CIE cotiza a PER 11’4x de 2020. ¿Barato o caro? Ya es obligación de cada uno responder a esa pregunta. En mi modesta opinión, es barato. Pero no tanto, si entendemos que pertenece al sector de automoción, donde no es raro que haya empresas análogas a PER 10x, sin mencionar que grandes marcas automovilísticas cotizan a PER 9x o menos: Daimler, BMW, Porsche, Renault y Ford, si mi memoria no me falla; habrá más ejemplos, pero solo me acuerdo de estos.

 Se cumplió otra vez el dicho de que «la recomendación salmón precede al ostión», puesto que CIE era recomendada por algún periódico económico cuando estaba a más de 32€, y ahora está a poco más de 25€. Cierto es que el descuento sufrido por el reparto de Dominion explica más de 3€ de ese recorte en la cotización.

 Dado que en 2020 no sería raro que CIE Automotive obtuviera un BPA de 2€ o más, todo lo que sea comprar a menos de 30€ me parece bien.

 9) COMCAST:

 Capaz de multiplicar por más de 2 veces sus ventas y por 2’5 veces su FCF en los últimos 10 años, la dueña de la cadena americana NBC es una candidata que tendré que mirar con algo de detenimiento. Su dividendo ha crecido desde los $0’13 (2008) hasta los $0’66 (2018), lo cual da una idea de su habilidad para recompensar a sus accionistas.

 Resultados 1S2018 => Ventas +6’3% y BPA ajustado +20%. Recompró más de un 3% de acciones en los últimos 12 meses.

 La tendría que mirar más a fondo para poder invertir en ella.

 10) DISCOVER FINANCIAL SERVICES:


 Discover Financial Services es una empresa americana que cotiza muy barata y que se ha multiplicado por más de 10 veces desde los mínimos de la última década.

 Resultados del primer semestre de 2018 => Ingresos Netos por Intereses después de Provisiones +5% y BPA diluido +31’1%. En los últimos 12 meses, la recompra de acciones ha alcanzado los 31 millones de acciones, lo cual significa un 8’2% menos de acciones en circulación (de 382 millones a 351 millones). Respecto a los 6 primeros meses de 2018, la recompra de acciones superó los 1.100 millones. La reforma fiscal de Trump rebajó el pago de impuestos bastante.

 Un dato muy interesante sobre DFS es que el FCF de los últimos 12 meses mejoró desde los 4.990 millones (2017) hasta los 5.770 millones aproximadamente (abril 2017 – marzo 2018). Esto, unido a que el número de acciones a finales de 2018 seguramente sea de 348 millones o menos, deja a DFS como una empresa que cotiza ahora mismo a menos de 5 veces FCF de 2018:

 – Capitalización = $71’85 x 348 millones de acciones = 25.004 millones de dólares

 – FCF 2018e = 5.770 millones de dólares

 – P/FCF = 25.004 / 5.770 = 4’33x

 Además, como paga un dividendo trimestral de $0’40 (subida de más del 14’2% anunciado en julio), dentro de 12 meses podría estar gastándose menos del 10% de su FCF en pagar dividendos: $0’4 x 4 trimestres x 348 millones de acciones = 556’8 millones de dólares pagados en dividendos. Esto deja mucho margen para que suba el dividendo en años venideros.

 El que hace unos días el CEO (sr. Nelms) y el Vicepresidente (sr. Minetti) hayan vendido 30.000 y más de 3.000 acciones respectivamente no es un dato muy motivador, pero -sin saber las causas exactas de esa venta- no creo que sea óbice para comprar esta empresa a menos de $75 hasta un máximo de un 3% de mi cartera.

 11) DISNEY:

 Su enorme «imagen de marca», su PER 2018e de 14-15x y los buenos resultados que están cosechando en taquilla sus películas, hacen que la considere atractiva a $100 o menos. Ahora están a poco menos de $105.

 Resultados 2Q2018 => Ventas +6%, BPA diluido + 59% y FCF +72%. Se ha visto muy beneficiada por la reforma fiscal de Trump.

 Hace poco compré acciones de Disney, pero las vendí para aumentar mi ingreso pasivo. Quizás la próxima vez que compre sea la definitiva y las conserve para siempre.

 12) FACEBOOK:

 La primera empresa que compré en mi vida (OPV de 2012). Perdí dinero entonces. Ahora, con WhatsApp e Instagram integradas en la compañía y unas perspectivas de crecimiento todavía muy buenas, podría volver a comprar esta empresa. Las últimas caídas la han puesto a un precio razonable, dentro de lo que es una empresa de crecimiento como esta.


 No reparte dividendo ni recompra acciones.

 13) ING:

 El banco naranja está muy cerca de mínimos de 52 semanas y Bestinver Internacional entró en el primer trimestre en el banco holandés; pesa un 1’47% de su fondo (a 30 de junio de 2018). Seguramente su precio medio de compra esté entre 13’50€ y 14€. Ahora mismo cotiza por debajo de 13€. La posición de Bestinver en ING es de 24 millones de euros, o sea, cerca de 2 millones de acciones.

 Resultados 1S2018 (2 de agosto) => Ingresos subyacentes +0’1% y Beneficio Neto +5’6%.

 Da un dividendo de 0’67€, que es una RPD de más del 5’40% ahora mismo.

 A menos de 13€ me parece interesante. Lo único malo es que la subida de tipos de interés en la Eurozona se retrasa hasta mínimo septiembre de 2019, por lo que no se descartan más caídas.

 14) INTESA SAN PAOLO:

 Buena empresa para cobrar suculentos dividendos. Me gustaría comprar más. Este año repartió 0’203€. Sería un 8’1% de dividendo aproximadamente a precios actuales. En los años sucesivos tiene pensado bajar poco a poco el pay out, con lo que no sería raro que el pago del dividendo se mantuviera estable (menos pay out, más beneficio neto, igual dividendo).

 El pay out irá bajando desde el 85% (2018) hasta el 70% (2021).

 En su Plan de Negocio 2018-2021 planean subir el beneficio neto desde los 3.800 millones hasta los 6.000 millones. Yo soy un poco más escéptico (máxime cuando los tipos de interés no van a subir hasta mínimo dentro de 14 meses) y creo que si logran 5.000 millones en 2021, ya me daría por satisfecho. Eso sería un BPA 2021 de casi 0’30€ y un dividendo de 0’208-0’21€. Más de un 8%. No está mal. En el peor de los casos, en 2021 seguirían ganando 4.000 millones, que serían más de 0’20€ de BPA; y con un pay out del 70% en ese año, el dividendo subiría de 0’15€. Todo ello supondría más de un 6% de RPD si se compra a 2’50€ o menos.

 No me gustaría tener más de un 3% de mi cartera en esta empresa.

 Compré hace unos meses acciones. Podéis ver la compra pinchando aquí.

 15) PHILLIP MORRIS:

 Sin endandilarme especialmente el sector del tabaco, me atrevo a añadir esta empresa entre mis candidatas por ser una»high yield» americana que supera el 5% y sube el dividendo anual año a año, aunque sea muy poco.

 Sorprende que todavía hoy día sea capaz de aumentar su BPA a doble dígito (como anunció en los resultados 2Q2018 de hace unos días). No recompró acciones 

 No aproveché las últimas caídas de la acción (estaba comprando AT&T), pero empezaré a mirarla de reojo.

 16) RENAULT:


 Una empresa que está en varios Fondos de Inversión TOP de España. Su bajo PER (menos de 4x), su buen dividendo (más de 4%) y que posiblemente estará preparada cuando el coche eléctrico sea una realidad cotidiana, entre otras virtudes, han hecho que esta empresa francesa tenga buena consideración entre gestores de renombre. A Iván Martín (Magallanes) le gusta mucho el precio al que compró (82€).

 Había rumores de que Renault y Nissan podrían fusionarse, pero al desmentirse, añadido a los arenceles de Trump, Renault ha bajado en menos de 3 meses de 100€ hasta 73€. Durante julio se ha mantenido a por debajo de 80€.

 Gran precio ahora mismo, máxime teniendo caja neta (y sabiendo que su capitalización actual (menos de 20.000 millones) está muy por debajo de los 38.700 millones que veían como valor objetivo los analistas de Cobas A.M. El análisis se puede ver en Youtube y es de octubre o noviembre 2017, pero dudo que Renault no siga valiendo al menos 35.000 millones, dado que los resultados 2017 fueron buenos. Eso sí, los resultados 1S2018 son regulares: ventas suben muy poco y el beneficio baja más de un 19%, sobre todo debido a la menor contribución de Nissan al beneficio antes de impuestos. 

 Volviendo a los aspectos positivos de Renault, su caja neta aumentó unos 500 millones, y ya supera los 5.500 millones a 30 de junio de 2018. Dado que obtuvo un FCF de 1.900 millones en 2017 y que el FCF del 1S2018 han sido 300 millones más, Renault podría valer perfectamente unos 33.000 millones, es decir, unos 122€ por acción, que equivaldría a un FCF de 15x (2.200 millones de FCF 2018 por casi 270.000 millones  de acciones). Por otro lado, en el primer semestre de 2018 recompró acciones y ahora hay casi 1’75 millones de acciones menos que hace 12 meses.

 Mi problema está en que al ser una empresa cíclica, me da pereza invertir en ella, máxime cuando Intesa San Paolo (también cíclica) puede darme más dividendo. Por otro lado, habrá que ver el impacto que tienen los aranceles de Trump sobre el sector automovilístico europeo.

 Si en 2019 volviese a pagar 3’55€ de dividendo y comprara ahora mismo a 73€, estaríamos hablando de una RPD inicial de 4’86%.

 Por concretar, me parece que está muy barata. Aunque, a pesar de todo, me tocará pensar si compro o no: el dinero no es infinito.

 17) SCS GROUP:

 Smal cap británica del sector retail. La he conocido gracias a True Value, aunque Valentum la compró en 2017 e hizo un vídeo explicando su tesis de inversión. Podéis encontrar más información pinchando aquí.

 Tiene un MarketCap de unos 86-88 millones de libras pero tiene en caja 51 millones sin deuda. Está muy barata, por tanto. Además da más de un 7% de dividendo. Cotiza a unas 4-5 veces FCF; de nuevo, baratísima.

 Poco free float, lo cual significa que tiene varios accionistas significativos potentes.

 Dado que hay muy buenas oportunidades, que cotiza a más de 210 peniques y que ya pondera casi un 3% de mi cartera, no será fácil que vuelva a comprar.

  18) SYNCHRONY FINANCIAL:


 Si DFS está a menos de 4’5 veces FCF, Synchrony Financial lo está aún más. Y cotiza a menos de 3 veces FCF. A unas 2’5 veces si compramos a menos de $30.

 Resultados 1S2018 buenos con un +10’7% de beneficio neto, que luego -gracias a la reforma fiscal de Trump y a la recompra de acciones- se convierte en un BPA diluido de +42’2%. Las recompras de acciones, por concretar, ascendieron a 901 millones de dólares en este primer semestre. Esto ha supouesto casi un 6% menos de acciones. Yo espero que a finales de 2018 haya menos de 758 millones de acciones. 

 El dividendo de 0’84 dólares supone una RPD del 2’80% si se compra a $30. El 26 de julio se anunció que se subía el dividendo un 40%: de $0’15 trimestrales a $0’21 trimestrales.

 Warren Buffett tiene 20’8 millones de acciones de Synchrony Financial, según el artículo de de Forbes «Warren Buffett And Seth Klarman Agree On One Stock – Synchrony Financial» (10 de julio de 2018). Por lo que tengo entendido, las primeras compras de Buffett datan de 2017.

 El principal problema de SYF ahora mismo es la ruptura de la alianza que tenía con Walmart en detrimento de Capital One, principal beneficiado. Quien tenga interés en comprar SYF, que primero investigue en Internet el verdadero alcance del fin de la unión entre SYF y Walmart.

 19) VODAFONE PLC:

 A pesar de que están llamándome para que me haga cliente suyo, a mí me interesan sus acciones, además de que me dejen en paz (ya se lo he comunicado a Vodafone España por mensaje privado de Twitter y la respuesta ha sido adecuada, a mi entender).

 A menos de 180 peniques puede ser una buena compra. Con un dividendo anual de 14’24p (lo paga en euros oficialmente, pero luego te lo ingresa en libras si tienes VOD compradas en Londres), la RPD sería del 7’91%. Y sin retención fiscal (supongo, dado que se cobra en peniques). Además…

 Enagás, REE e Inditex son 3 empresas en las que estoy muy sobreponderado, pero cotizan a buenos precios. No debería comprar ninguna más, pero imposible no hay nada.

 Tampoco descarto Ferrari. Tras la muerte de Sergio Marchionne y la rebaja de expectativas por parte del nuevo CEO, la acción llegó a caer más de un 11% en un día, con lo que algún día podría mirarla más en detenimiento. Su imagen de marca en sólida y siempre es sinónimo de lujo. Al estar tan barata Renault, y CIE tener un PER adecuado para su nivel de crecimiento a corto plazo, Ferrari quizás tenga que esperar. 

 La advertencia de siempre


 Recordaros que no estoy recomendando comprar nada, ni hacer listas de nada. Esta lista es mi lista y cualquiera de las candidatas es perfecta para perder dinero porque en Bolsa nunca se sabe qué puede pasar. Por tanto, todo inversor debe comprar acciones en base a sus propios análisis. Yo únicamente comento una lista de deseos que quizás alguien tenga a bien copiar o desechar, pero eso es responsabilidad de cada uno. No me puedo responsabilizar de las compras de nadie, pues yo invierto para mí y cuento lo que hago, pero evito hacer recomendación alguna.

 También advierto que la gran cantidad de datos aportados sobre estas empresas son datos reales o aproximados cuando menos. Como cualquier dato, podría contener algún error, con lo que creo necesario contrastar los fundamentales de las empresas antes de invertir en ellas.

 Por supuesto, esta lista es válida hasta el final del mes. En consecuencia, lo mismo compro hoyque no compro hasta el mes que viene.


 En la próxima entrada…

 Estoy en proceso de abrirme una cuenta en un nuevo bróker. Cuando termine el papeleo, posiblemente haga una nueva compra.

 Despedida

 ¿Tenéis vosotros alguna lista que queráis compartir?

 Saludos y suerte con vuestras inversiones.


Image courtesy of Stuart Miles at FreeDigitalPhotos.net

from DIVIDENDO RENTABLE https://ift.tt/2Kmv5sZ
via IFTTT

Ingreso Pasivo (Julio 2018)

 Se acabó julio, el mes más fructífero en cuanto a ingreso pasivo se refiere (en mi caso, se entiende). Ha sido un mes movido, con varios sell-offs (Facebook, Abbvie y AT&T, por ejemplo) y varias ventas por mi parte.

 Empiezo explicando el dinero obtenido este mes.

  Ingreso pasivo de este mes:

 Lo cierto es que ha sido un mes fantástico en lo que se refiere a ingreso pasivo. En total, he obtenido 2.844’67€ brutos. Además, ha sido muy inferior a los 1.378’03€ de julio 2017. ¿Cómo es posible que haya obtenido más del doble que hace 12 meses? La clave está en Enagás, REE y Prim, sobre todo. No solo estas 3 empresas han aumentado su dividendo anual (un 5%, un 7% y un 25% respectivamente), sino que ahora poseo muchas más acciones de estas 3 buenas empresas nacionales; como además las tres dan un dividendo alto, la diferencia es obvio que tenía que ser, sí o sí, muy grande respecto a julio 2017.
 Obviamente, el duplicar el ingreso pasivo en un mes tan generoso en dividendos como julio ha repercutido positivamente en el global anual (2018 contra 2017) la diferencia a favor de 2018: +33’79% de ingreso pasivo esperado respecto a 2017. Lo que cuenta es aumentar el ingreso pasivo año a año, y eso lo estoy logrando.


 Dividendos de este mes:

 Este mes he cobrado varios dividendos, y bastante generosos. Me he embolsado los pagos de Enagás, Red Eléctrica, Prim, CIE Automotive y Disney (aunque esta última empresa la vendí). 


 Operaciones bursátiles de este mes:

 En este mes he estado muy activo; hice las siguientes operaciones:

 – Compras: Walgreens, AT&T (2 veces), Abbvie, Enagás y Texas Instruments.

 – Ventas: Disney, Walgreens, Naturhouse y Global Dominion.

 No quiero entretenerme aquí, pues estas operaciones se explican con detalle en las entradas de ese mes de julio. Pero sí diré que preferí vender parte de Naturhouse aunque ello pudiera impedir que lograra mi objetivo de ingreso pasivo para 2018 (570€ brutos mensuales). He perdido la confianza en Naturhouse y prefiero mirar al largo plazo.


 Mi Cartera DR sigue en julio subiendo

 Ahora mismo mi Cartera DR lleva un +3’72% bruto en 2018 (datos a cierre de mes). Esta rentabilidad supera la que llevaba hace 1 mes.

 Increíble pero cierto. Tras un primer trimestre desastroso, donde llegué a estar en -4%, mi Cartera DR ya lo hace mejor que el IGBM Total  (+1’25%) y que el Ibex TOP Dividendo (-+1’15%). Eso sí, se queda lejos de la rentabilidad del MSCI World Net EUR, que he visto en un gráfico que está +5% aproximadamente. Si sumamos dividendos y lo ponemos en bruto, supongo que podría estar en torno al 6’5% o 7% bruto en lo que va de 2018. Si alguien me pasa un link del MSCI World Total Return en euros (en caso de que exista), se lo agradeceré.

 Teniendo en cuenta que más del 77% de mi Cartera DR está compuesta de valores españoles, la comparativa con los índices no es mala.

 Aparte, tengo buenas perspectivas para el ingreso pasivo de 2018. Dicho ingreso (previsto para 2018) supera en más de un 33’50% al logrado en 2017, que no es poco. Veremos si logro mi objetivo para 2018 de 570€ brutos mensuales en ingreso pasivo. Esto es un 35’06% más de lo que ingresé en 2017.

 ¿Cómo os ha ido julio a vosotros?


 Si te ha gustado esta entrada…

 Si te ha gustado esta entrada o este blog, puedes agradecérmelo con un comentario en esta entrada o compartiéndolo en redes sociales.


 La próxima entrada… 

 Será una entrada para explicar las candidatas de agosto 2018. Serán mínimo 15 empresas. No os perdáis mi lista mensual.

  
Y aquí lo dejo.

 Saludos y suerte con vuestras inversiones.


from DIVIDENDO RENTABLE https://ift.tt/2n1trDJ
via IFTTT

Un error y varias microperaciones


 Esta semana he realizado varias operaciones. La primera de ellas fue dolorosa, pues resultó ser una de esas ventas que tienes que hacer porque te has equivocado. Un error que no pillará de sorpresa a muchos de mis lectores, pues la mayoría de ellos no consideraban a esa empresa como una compañía adecuada para el largo plazo.

 Por otra parte, he hecho varias operaciones de pequeño importe, por «motivos estratégicos» y porque mi segundo bróker tiene bajas comisiones.

 En concreto, vendí 1.050 acciones de Naturhouse y con parte de ese dinero compré 110 acciones de Enagás. Por otra parte, hice una microcompra de 3 acciones de AT&T. Y en último lugar vendí mis 53 acciones de Global Dominion para comprar 3 acciones de Texas Instruments.


 JUSTIFICANTES DE LAS OPERACIONES:

 Antes de seguir, os pongo los justificantes de mis operaciones:

 TIMING:
 Respecto al «timing» de la rotación, ha sido muy mal, regular o muy bueno, según de la operación de la que hablemos.

 En primer lugar, la venta de Naturhouse es muy mala. Muy cerca de mínimos históricos. Creo que nunca ha bajado de 3’30€ en su corta andadura bursátil. Y yo he vendido por debajo de 3’50€.

 La compra de Enagás a menos de 24€ no es el mejor precio en cuanto a cotización, si miramos el gráfico de las últimas 52 semanas. De hecho, su cotización ha oscilado entre los 20’25€ y los 25’25€, con lo que he comprado «caro». Luego explicaré que comprar a menos de 24€ no es nada caro desde un punto de vista de cobro de dividendos.

 La microcompra de AT&T, sin embargo, ha sido fabulosa desde el punto de vista del «timing». He comprado en mínimos de 52 semanas (casi), pero también a precios muy cercanos a los mínimos de 2012, que fue la última vez que vimos a AT&T a menos de $30. Es decir, la compra está cerca de los mínimos de los últimos seis años y medio.

 La venta de Global Dominion ha tenido un timing regular, tirando a malo. Más cerca de mínimos de 52 semanas (3’82€) que de máximos (5’31€). Sin embargo, me compensaba vender dados motivos estratégicos.

 Y la microcompra de 3 acciones de Texas Instruments, viendo el gráfico de 52 semanas, se puede considerar mala, pues está mucho más cerca de los poco más de $120 de máximos que de los casi $76 de mínimos. Pero por fundamentales lo considero buena compra, y ya diré por qué.
 ¿POR QUÉ HE VENDIDO Y HE COMPRADO?

 Muchas cosas que explicar aquí, por lo que iré por partes.

 1) LA VENTA DE NATURHOUSE: 

  He vendido porque el negocio se está deteriorando a varios niveles. Las ventas bajan, los 4 principales mercados (España, Francia, Italia y Polonia) van peor que en 2017, se están cerrando tiendas franquiciadas, la internacionalización no despega y se ha recortado el dividendo de septiembre (de 0’20€ a 0’17€).

 Y lo que ya remata mi desafecto por Naturhouse es la entrevista que se le hizo a Félix Revuelta (Presidente de Naturhouse) el 19 de junio en El Economista. El artículo era disparatado si alguien tuvo la fortuna de leerlo en su día, pero para quien lo contrasta con los resultados del 23 de julio, supone una broma de mal gusto, por no decir cosas peores. El artículo periodístico dice cosas que no pueden menos de hacer desconfiar y/o enfadar a un inversor informado y crítico:

 a) El titular es ya de por sí digno de enmarcar: Félix Revuelta pide a los institucionales que quieren comprar acciones de Naturhouse 6€ por acción. Teniendo en cuenta que la acción ya estaba por debajo de 3’70€ ese día, parece una exageración ese precio de venta. Además, nadie prohibía a esos institucionales comprar acciones de mercado durante este mercado a precio de entre 3’50€ y 4’50€, dependiendo de la cantidad de acciones que quisieran comprar y a qué ritmo. Recordemos que NTH tiene poca liquidez y eso perjudica a los institucionales que quieren comprar mucho y barato.

 b) Debajo del titular se ve un entrecomillado que es una broma de muy mal gusto: «Naturhouse va a subir el dividendo, no habrá estancamiento de pagos». Claro, casi acabando el primer semestre, el Presidente no sabía que el negocio iba mal, ni sabía que tendría que recortar el dividendo, máxime cuando este representa el alto pay out de su beneficio neto y más de un 100% de su FCF. El 23 de julio se comprobó que esa afirmación sobre subir el dividendo era mentira. Y si no era mentira, peor todavía, pues el Presidente pensaría que realmente podría subir el dividendo aunque los resultados fueran muy malos.

 c) Dentro del cuerpo del artículo se repiten las mismas «historias» y alguna más peregrina: el dividendo subirá, entre otras cosas, porque Revuelta (dueño de casi el 75% de las acciones) quiere que crezca (y yo también, pero si no se puede, no se puede); vamos a internacionalizarnos más (India y Rusia aparecen ahora); se quiere doblar el beneficio en 10 años; les ha pedido 6€ a los institucionales por un 5% de su compañía (aquí se entiende que pida tanto, dado que la liquidez de la acción es baja); no puede comprar más del 75% de las acciones porque si no tendría que oparla; los malos resultados se deben al mal tiempo… Esto último me llama la atención, pues España e Italia suelen ser países cálidos, y hablar de que el mal tiempo afecta tanto, ya da una idea de que, o se está vendiendo humo, o el negocio es muy frágil.

 Eso sí, la entrevista acaba con una gran verdad: Revuelta tiene una gran amistad con algunos directores de banco porque nunca les ha tenido que pedir prestado. Es lo mejor que se puede hacer: no deber a los bancos. Es mi opinión, claro.

 Por resumir: vendí buena parte de mis acciones de NTH porque el negocio no va, el dividendo se ha recortado y el Presidente ya no me inspira confianza. Yo sí que me voy a internacionalizar más, entre otras cosas para evitar comprar empresas como Naturhouse, que a día de hoy tiene todo la pinta de ser una trampa de valor.

 2) LA COMPRA DE ENAGÁS:

 Con el dinero de la venta de Naturhouse podía hacer varias cosas, pero lo sensato era invertirlo en una empresa mejor. Y eso hice: compré Enagás, pero no gasté todo el dinero de la venta porque quiero comprar en agosto alguna empresa americana y me falta algo de liquidez.

 El hecho de que los tipos de interés no vayan a subir mucho en el corto plazo (hasta septiembre de 2019 el BCE no tiene intención de hacer ninguna subida) y que hasta 2020 el Gobierno le debería respetar los ingresos regulados, son dos buenos motivos para estar tranquilo en ENG. Aunque la mejor noticia para mí ahora es que ENG sigue su internacionalización (ahora se quieren meter en Marruecos) y que su FCF está siendo muy bueno en 2018, al igual que en 2017, y los 500 millones o más que necesita de FCF para que el dividendo de 1’53€ (2018) sea sostenible están siendo superados con creces. Dicho más claramente: por FCF el dividendo es sostenible.

 Me gustaría aquí disculparme con los lectores porque siempre me gusta comprar empresas que pongo antes entre las Candidatas del mes donde se produce la compra. En este caso, ENG no aparecía en las Candidatas de Julio 2018, dada la sobreponderación que tenía en mi cartera. Pero cuando decidí rotar Naturhouse decidí que mejor era sobreponderar ENG a buscar otras opciones. Espero haber tomado la decisión correcta con este cambio.

 3) LA MICROCOMPRA DE AT&T:

 Tenía algo menos de 100 dólares en mi segundo bróker (sí, dólares) y AT&T estaba muy barata. Dado que la microcompra me iba a costar menos de 60 céntimos de euro (las comisiones me las cobran en euros, lo cual es lógico), pues decidí añadir 3 acciones más y aumentar en $6 mi ingreso pasivo (entre 4’8€ y 5€ brutos) al año.

 En las compras anteriores que hice de AT&T ya expliqué los motivos de comprar AT&T. Tras los resultados del segundo trimestre de 2018 se ve una tendencia a la baja en ventas. No obstante, estas deberían aumentar en los próximos trimestres debido a la adquisición de Time Warner Media. 

 4) LA VENTA DE GLOBAL DOMINION:

 Con esta empresa lo tenía claro. Teniendo 53 acciones «regaladas» de DOM gracias a mi posición en CIE Automotive, y siendo DOM una empresa que no da dividendo, era cuestión de tiempo que vendiera mi pequeña posición en esta empresa española. Las minusvalías generadas por Naturhouse y los buenos resultados de Texas Instruments en su segundo trimestre hicieron que rotara Dominion por Texas Instruments.

 5) LA MICROCOMPRA DE TEXAS INSTRUMENTS:

 Con el dinero de la venta de Dominion más unos pocos euros más compré 3 acciones de Texas Instruments. Aparte de que DOM no da dividendo y TXN sí, los resultados de la empresa texana del segundo trimestre me ayudaron a dar el paso: Ventas +9%, BPA + 36%, FCF a 12 meses +42% y 5.570 millones de dólares devueltos a los accionistas (entre dividendos y recompra de acciones) en los últimos 12 meses (+37% respecto a los 12 meses anteriores a este último año).

 Aquí, nuevamente, pedir disculpas porque TXN no estaba entre mis Candidatas de Julio.  


 PER Y RPD DE ESTAS COMPRAS


 Hablaré aquí solo de las compras que he hecho. 

 1) ENAGÁS:

 Al comprar Enagás a 23’62€ y ser su dividendo anual de 1’46€, la RPD es del 6’18%. Para 2018 espero que ENG gane 1’75€ de BPA como mínimo. Dado mi precio de compra, el PER sería como mucho del 13’50x. Creo que es un PER razonable, máxime dado que ENG es muy estable en resultados y que en noviembre o diciembre debería confirmar que el dividendo de 2018 (a pagar entre diciembre 2018 y julio 2019) será de 1’53€. Eso elevaría mi RPD a 6’48%.

 2) AT&T:

 Al comprar AT&T a $31’62 y ser su dividendo de $2, la RPD es del 6’58%. Su PER sería menor del 7x si hacemos caso a Morningstar, que prevé un BPA de $4’95. Yahoo Finance corrobora ese PER inferior al 7x, aunque en su caso prevé un BPA de $4’76. Por otro lado, desde SureDividend se afirma que su PER ronda los 9’5x. Sea como sea, si miramos al P/FCF vemos que de barata no tiene nada: unas 17 veces FCF, casi como Apple, pero sin la caja ni la calidad de la empresa de la manzana. 

 Sinceramente, no me importa mucho el PER de esta empresa, sino su capacidad para pagar los dividendos futuros en base a su FCF, así como su habilidad para pagar la deuda de 180.000 millones de dólares que tiene en total tras la compra de Time Warner (siempre y cuando no se trunque dicha fusión, insisto). Si hace las cosas bien, AT&T subirá tanto en cotización como en dividendos; si no, hará como Telefónica: para abajo. Ahora mismo, los $2 de dividendo representan en torno al 65-67% de su FCF. Hay margen para crecer, aunque poco.


 3) TEXAS INSTRUMENTS:

  Al comprar TXN a $113’55 y ser su dividendo de $2’48, la RPD es del 2’18%. Su PER sería de más de 28x si hacemos caso a Yahoo Finance y a Morningstar. No obstante, TXN ganó $3’61 de BPA en 2017 y la empresa podría ganar incluso un +36% este año. Admitiendo que el BPA 2018 pueda ser $4’50 (+25% casi), el PER se quedaría en 25’2x. Por FCF, el precio pagado sería menor: si en 2018 obtiene mínimo 5.700 millones de FCF, el P/FCF sería de 19’3x máximo.

 No creo que esté comprando caro.
 LA CARTERA DR
    
 Tras estas operaciones, Naturhouse cae al 13er lugar por ponderación. Vuelvo a tener las «Big Four», con Enagás subiendo del 26%. Las «Big Four» pesan ahora mismo el 60’63%, lo cual sigue siendo una barbaridad. Por otra parte, avanza la internacionalización de mi cartera, y las acciones extranjeras pasan a ponderar un 22’84%; no es un gran porcentaje, pero confío poder aumentar el peso de las foráneas paulatinamente. Como buen indicativo de esta internacionalización, señalar que Abbvie pasa a ser mi 4a empresa por ponderación, algo nunca visto en mi cartera hasta esta semana.

 Respecto a AT&T y TXN, al comprar tan pocas acciones, no crecen mucho, pero sí avanzan a Naturhouse ambas compañías. Un detalle muy positivo. 

 Podéis ver mi Cartera DR actualizada pinchando aquí.

 INGRESO PASIVO ESPERADO PARA 2018

 Con estas operaciones, mi ingreso pasivo esperado se reduce por a menos de 565€ brutos mensuales. Ya avisé que la posible venta de Naturhouse pondría en peligro la consecución de los 570€ mensuales que me había propuesto para 2018. Podéis mirar la pestaña de Meta para más información. Esos 564€ suponen un +33’80% respecto al ingreso pasivo logrado en 2017 (422’05€ brutos mensuales). Sin duda alguna, está siendo un año muy fructífero en lo referente a este tipo de ingreso, aunque quizás no logre mi objetivo de 2018.

 Veremos cómo acaba el año, pero tenía que vender Naturhouse. Mi objetivo de largo plazo (3.000€ brutos) es más importante que mi objetivo de corto plazo (570€).


 LA ADVERTENCIA DE SIEMPRE

 Estas operaciones realizadas no son recomendación de nada. Solo soy un inversor particular que tiene un blog y que invierte por su cuenta y riesgo. No tengo una formación financiera específica. Toda persona que invierta debe hacerlo siguiendo sus propios análisis racionales, y no comprar o vender porque alguien como yo haga una cosa u otra.

 En caso de duda, siempre es mejor acudir a un profesional de la inversión, cosa que yo no soy y seguramente no seré.

 
 DESPEDIDA

 Y aquí lo dejo.

 Si os ha gustado la entrada, no dudéis en compartirla en redes sociales. Tampoco temáis dejar un comentario en el blog opinando sobre la idoneidad o no de esta operación.
 Saludos y suerte con vuestras inversiones.  

from DIVIDENDO RENTABLE https://ift.tt/2OraPcM
via IFTTT

Más de lo mismo


 Otra vez. Hice la misma jugada que hace unos días. Y la verdad es que no me arrepiento.

 Como en días anteriores, la falta de liquidez inmediata y las caídas de una empresa buena para la inversión en dividendos me ha llevado a hacer una rotación que parece buena desde el punto de vista del ingreso pasivo.

 En concreto, vendí mis 20 acciones de Walgreens y con ese dinero compré 14 acciones de Abbvie.


 JUSTIFICANTE DE LA OPERACIÓN:

 Antes de seguir, os pongo el justificante de compra:

 TIMING:
 Respecto al «timing» de la rotación, ha sido bueno (en mi modesta opinión, claro).

 En esta rotación vendí mis 20 WBA con una rentabilidad bruta del 8’31% en euros en 17 días; y la compra de Abbvie a $88’88 está muy cerca de los $6’38 de mínimos de 52 semanas y muy alejado de los $125’86 de los máximos (datos tomados a 21 de julio). 

 Por tanto, no puedo estar a disgusto con el «timing». Lo ideal, al igual que cuando roté Disney por AT&T, sería haber podido tener las dos, pero estos días estoy algo corto de liquidez.
 ¿POR QUÉ HE VENDIDO Y HE COMPRADO?

 La venta de Walgreens obedece a que Abbvie sufrió un sell-off el 19 de julio y no tenía liquidez a mano para invertir en ella. Y como quiera que WBA da un dividendo menor del 3%, AT&T un dividendo mayor del 4% y que Abbvie lleva un crecimiento en ventas, BPA y dividendo muy interesante desde 2013, decidí hacer la rotación. Culpa mía por vender WBA, en todo caso.

 Con esta rotación de WBA por ABBV confirmo el descubrimiento que hice sobre mí cuando vendí DIS por T: lo que más me gusta de todo es aumentar mi ingreso pasivo. Es por ello que a veces sacrifico alguna gran empresa por «la causa» (llegar a la IF). No es lo ideal, pero la verdad es que me está dando buenos resultados.

 Respecto a la compra de Abbvie, y más allá de las razones dadas antes, puedo señalar que la he comprado por estos motivos:

 A) Por su dividendo y el crecimiento de este:  este es de más del 4% con aumentos anuales de doble dígito; lo ha subido desde los 0’40 dólares trimestrales (2013) hasta los 0’96 dólares trimestrales (mayo 2018).

 B) Por la poca ponderación de la empresa en mi cartera: quería tener hasta un 5% de mi cartera en esta empresa, y tras la compra he logrado llegar al 5’1%; por tanto, con esta compra por debajo de $90 consigo completar mi posición.

 CPor su PER: aunque me gusta más la métrica P/FCF (veces que se paga el FCF), me gusta que Abbvie cotice a menos de un PER 14. Dado que compré a $88’88 y que espero más de $6’50 de BPA este año, el PER de mi compra es de menos de 13’7x.

 D) Por su visión de futuro: aquí me permito referirme solo a cómo la empresa está intentando que la pérdida de la exclusividad de la comercialización de su producto estrella (el Humira, que es más de un 65% de sus ventas) en 2023 no sea letal a nivel de crecimiento en ventas y beneficio neto. En los últimos meses está llegando a acuerdos con otras farmacéuticas para mitigar el impacto de esta pérdida. Por ejemplo, hace unos días (18 de julio) salió la noticia de un acuerdo de Abbvie con Mylan en el cual la primera recibiría «royalities» una vez que Mylan lanzase su producto «copia» de Humira el 31 de julio de 2023. Tiene acuerdos similares con Amgen y con Samsung Bioepis (fuente: «AbbVie Settles With Mylan to Delay Humira Biosimilar in U.S.«, noticia del 18 de julio de 2018 en Zacks Equity Research).

 E) No me creo el Precio Objetivo de $60 de Citron Research: los analistas de Citron Research, dados a ponerse cortos en valores que ven sobrevalorados (por lo poco que sé), dijeron la semana pasada que Abvvie valía $60, y no los más de $90 que cotizaba el 18 de julio. Es por ello que se dio el sell-off en Abbvie. Aunque José Manuel Durbá (un buen tuitero que conozco desde que estaba en Rankia) me advirtió que podían no estar muy equivocados, me parece que esperar una caída de más de un 33% en los títulos de Abvvie es exagerado. Sus fundamentales no son tan malos como para cotizar a PER 10x. En todo caso, cuando den los resultados 1S2018 (el 27 de julio antes de la apertura del mercado), Abbvie debería demostrar con hechos que Citron Research quizás se ha equivocado de presa.

 Tras dar estos motivos, que creo que son suficientes para tener un 5% de mi portfolio en esta biofarmacéutica, paso a hablar del PER y la RPD de Abbvie.


PER Y RPD DE ESTA COMPRA
 Al comprar Abbvie a $88’88 y ser su dividendo anual de $3’84, la RPD es del 4’32%. 
 Tras los resultados del primer trimestre de 2018, Abbvie dijo que esperaba ganar en 2018 entre $6’82 y $6’92 de BPA. Dado mi precio de compra, el PER sería como mucho del 13’04x si la empresa acierta en su previsión. A ver qué dicen en los resultados del 27 de julio. 

  Por otra parte, puesto que el FCF de 2018 rondará los 10.000 millones y la capitalización es de unos 135 millones, el P/FCF es de unos 13’5x. Muy barato dado el crecimiento de la empresa.
 LA CARTERA DR
    
 Tras esta compra, vuleven las «Big Five» a mi cartera. Esto es, tengo 5 empresas que pesan un 5% mínimo cada una de ellas. Eso sí, la quinta empresa de este grupo ya no es BME, sino Abvvie. Las «Big Five» pesan ahora mismo el 63’48%, lo cual sigue siendo una barbaridad. Por otra parte, avanza la internacionalización de mi cartera, y las acciones extranjeras pasan a ponderar más de un 22’28%; no es un gran porcentaje, pero confío poder aumentar el peso de las foráneas paulatinamente. Como buen indicativo de esta internacionalización, señalar que es la primera vez que una empresa extranjera supera el 5% de mi cartera. Algo es algo.

 En lo tocante a la empresa que aparecen en esta entrada, Abbvie para a ponderar el 5’1%, como he dicho y se convierte en la quinta empresa por peso. 

 Podéis ver mi Cartera DR actualizada pinchando aquí.

 INGRESO PASIVO ESPERADO PARA 2018

 Con estas operaciones, mi ingreso pasivo esperado supera los 576€ brutos mensuales, lo cual sobrepasa los 570€ brutos mensuales de media que tengo como objetivo. Podéis mirar la pestaña de Meta para más información. Esos 577€ suponen un +36’6% respecto al ingreso pasivo logrado en 2017 (422’05€ brutos mensuales). Sin duda alguna, está siendo un año muy fructífero en lo referente a este tipo de ingreso.

 Parece que ya está logrado el objetivo para 2018. No obstante, no tengo claro si venderé algunas acciones de Naturhouse antes de su próximo dividendo de septiembre, por lo que todavía me tocará esperar antes de cantar victoria. Aparte, el cambio euro-dólar me está beneficiando, pero si volviera a superar los 1’20 haría bajar mi previsión algún euro. Lo iremos viendo: si no vendo más Naturhouse y las divisas me respetan, los 7.000€ brutos en 2018 no serían una utopía (583’33€ mensuales).


 LA ADVERTENCIA DE SIEMPRE

 Estas operaciones realizadas no son recomendación de nada. Solo soy un inversor particular que tiene un blog y que invierte por su cuenta y riesgo. No tengo una formación financiera específica. Toda persona que invierta debe hacerlo siguiendo sus propios análisis racionales, y no comprar o vender porque alguien como yo haga una cosa u otra.

 En caso de duda, siempre es mejor acudir a un profesional de la inversión, cosa que yo no soy y seguramente no seré.

 
 DESPEDIDA

 Y aquí lo dejo.

 Si os ha gustado la entrada, no dudéis en compartirla en redes sociales. Tampoco temáis dejar un comentario en el blog opinando sobre la idoneidad o no de esta operación.
 Saludos y suerte con vuestras inversiones.  

from DIVIDENDO RENTABLE https://ift.tt/2LyNk2O
via IFTTT

Una venta incoherente


 Cuando digo que una empresa entra en mi cartera para el largo plazo, lo digo porque quiero que sea así. No obstante, y por segunda vez, he vendido una gran empresa, cayendo así en una contradicción respecto a lo que dije el mes pasado. He sido incoherente.

 Por segunda vez he vendido Disney. En esta ocasión, la falta de liquidez inmediata y las caídas de una empresa buena para la inversión en dividendos me ha llevado a hacer una rotación que parece buena desde el punto de vista del ingreso pasivo.

 En concreto, vendí mis 12 acciones de Disney y con ese dinero compré 41 acciones de AT&T.


 JUSTIFICANTE DE LA OPERACIÓN:

 Antes de seguir, os pongo el justificante de compra:

 

 TIMING:

 Respecto al «timing» de la rotación, ha sido bueno. 

 Si hacemos caso a Yahoo Finance (según datos recogidos el 16 de julio), tenemos que la venta de Disney a $110 se hizo cerca de los máximos de 52 semanas ($113’19) y muy lejos de los mínimos ($96’20); y la compra de AT&T a $31’62 está muy cerca de los $31’17 de mínimos de 52 semanas y muy alejado de los $39’80 de los máximos. Es más, la he comprado casi en mínimos de los últimos 5 años: solo en el primer trimestre de 2014 y en mayo-julio de 2018 ha estado por debajo de $32.

 Por tanto, no puedo estar a disgusto con el «timing». Quizás dentro de 1 mes AT&T esté en $30, no lo sé, pero el gráfico histórico de AT&T dice que poco más barato podía haber comprado en los últimos 5 años.

 ¿POR QUÉ HE VENDIDO Y HE COMPRADO?

 La venta de Disney obedece a que AT&T estaba por debajo de $32 y no tenía liquidez a mano para invertir en ella. Y como quiera que DIS da un dividendo menor del 2%, AT&T un dividendo mayor del 6% y que a DIS le he sacado una rentabilidad bruta en euros del 10’35% en 6 semanas, decidí ser incoherente. Es decir, vendí una empresa (DIS) que dije que no iba a vender. Culpa mía.

 Con esta rotación de DIS por T he descubierto una cosa sobre mí mismo: lo que más me gusta de todo es aumentar mi ingreso pasivo. Es por ello que a veces sacrifico alguna gran empresa por «la causa» (llegar a la IF). No es lo ideal, pero la verdad es que me está dando buenos resultados.

 Respecto a la compra de AT&T, y más allá de las razones dadas antes, puedo señalar que la he comprado por estos motivos:

 A) Por su dividendo:  este es de más del 6% con pequeños aumentos anuales; además, es sostenible, reparte en dividendos solo unos dos tercios de su Free Cash Flow, por lo que el alto dividendo de la «teleco» americana podría seguir siendo alto por muchos años.

 B) Por la poca ponderación de la empresa en mi cartera: dado que es una «high yield» pero no la mejor empresa del mundo, el hecho de que la tuviera ponderada en menos de un 2% de mi portfolio antes de esta minicompra me ayudó a decantarme por otras empresas que también estaban a buenos precios, así como a vender Disney. Hasta un 3% de mi cartera podría estar invertida en AT&T.

 CPor su compra de Time Warner: AT&T seguro que saca buen provecho de su absorción de Time Warner. Sin duda alguna, la empresa pasará a ser más fuerte y ganará más dinero; por el contrario, estará más endeudada. Habrá que ver si AT&T recompra acciones con cierto volumen para facilitar la sostenibilidad del dividendo y mitigar la subida de tipos de interés en EE.UU., que podría llegar incluso al 3% a finales de 2019. Estos días se conoció la noticia de que el Departamento de Justicia de EE.UU. ha recurrido la fusión de AT&T y Time Warner. Esto es lo que ha llevado a T a bajar de $32. Yo creo que al final todo volverá a la normalidad. Veremos qué pasa en los próximos meses con este asunto.

 D) Por su historial de aumento del dividendo: enlazando con la primera razón que he dado (la «A»), me ha sorprendido que AT&T lleve 34 años aumentando su dividendo de forma ininterrumpida. Lo mismo que Telefónica, vamos. Con que lo suba un mínimo de un 3% al año, me doy por satisfecho. No obstante, no será fácil que AT&T suba la remuneración al accionista más de un 1% o 2% al año: recordemos que tiene que digerir la reciente compra de Time Warner (si no le echan para atrás la absorición, claro).

 E) Por su PER: aunque me gusta más la métrica P/FCF (veces que se paga el FCF), me gusta que AT&T cotice a menos de un PER 10 cuando su PER histórico de los últimos años ha sido de 13’4x (fuente: Nick McCullum, Presidente de SureDividend, en un artículo del 24 de junio titulado «Four Cheap Dividend Aristocrats to Buy Now» para Real Money).

 Sea como sea, AT&T da un alto dividendo, lo aumenta cada año y no pienso ponderarla mucho en mi cartera, por lo que me siento a gusto con esta compra.


PER Y RPD DE ESTA COMPRA

 Al comprar AT&T a $31’62 y ser su dividendo de $2, la RPD es del 6’33%. Su PER sería menor del 7x si hacemos caso a Morningstar, que prevé un BPA de $4’95. Yahoo Finance corrobora ese PER inferior al 7x, aunque en su caso prevé un BPA de $4’76. Por otro lado, desde SureDividend se afirma que su PER ronda los 9’5x. Sea como sea, si miramos al P/FCF vemos que de barata no tiene nada: unas 17-18 veces FCF, como Apple más o menos, pero sin la caja ni la calidad de la empresa de la manzana. 

 Sinceramente, no me importa mucho el PER de esta empresa, sino su capacidad para pagar los dividendos futuros en base a su FCF, así como su habilidad para pagar la deuda de 180.000 millones de dólares que tiene en total tras la compra de Time Warner (siempre y cuando no se trunque dicha fusión, insisto). Si hace las cosas bien, At&T subirá tanto en cotización como en dividendos; si no, hará como Telefónica: para abajo.

 LA CARTERA DR
    
 Tras esta compra, mis «Big Four» pesan el 58’44%, lo cual sigue siendo una barbaridad. Por otra parte, avanza la internacionalización de mi cartera, y las acciones extranjeras pasan a ponderar más de un 22’26%; no es un gran porcentaje, pero confío poder aumentar el peso de las foráneas paulatinamente.

 En lo tocante a la empresa que aparecen en esta entrada, AT&T pasa a ponderar un 2’2% de mi portfolio. Lejos todavía de ese 3% de máxima ponderación que quiero dar a esta teleco americana dentro de mi Cartera DR.

 Podéis ver mi Cartera DR actualizada pinchando aquí.


 INGRESO PASIVO ESPERADO PARA 2018

 Con estas operaciones, mi ingreso pasivo esperado supera los 576€ brutos mensuales, lo cual sobrepasa los 570€ brutos mensuales de media que tengo como objetivo. Podéis mirar la pestaña de Meta para más información. Esos 577€ suponen un +36’7% respecto al ingreso pasivo logrado en 2017 (422’05€ brutos mensuales). Sin duda alguna, está siendo un año muy fructífero en lo referente a este tipo de ingreso.

 Parece que ya está logrado el objetivo para 2018. No obstante, no tengo claro si venderé algunas acciones de Naturhouse antes de su próximo dividendo de septiembre, por lo que todavía me tocará esperar antes de cantar victoria. Aparte, el cambio euro-dólar me está beneficiando, pero si volviera a superar los 1’20 haría bajar mi previsión algún euro. Lo iremos viendo: si no vendo más Naturhouse y las divisas me respetan, los 7.000€ brutos en 2018 no serían una utopía (583’33€ mensuales).


 LA ADVERTENCIA DE SIEMPRE

 Estas operaciones realizadas no son recomendación de nada. Solo soy un inversor particular que tiene un blog y que invierte por su cuenta y riesgo. No tengo una formación financiera específica. Toda persona que invierta debe hacerlo siguiendo sus propios análisis racionales, y no comprar o vender porque alguien como yo haga una cosa u otra.

 En caso de duda, siempre es mejor acudir a un profesional de la inversión, cosa que yo no soy y seguramente no seré.


 EN LA PRÓXIMA ENTRADA…

 No sé de lo que hablaré. Quizás de mi intención de abrirme un tercer bróker. Aunque necesito acumular un poco más de liquidez.


 DESPEDIDA

 Y aquí lo dejo.

 Si os ha gustado la entrada, no dudéis en compartirla en redes sociales. Tampoco temáis dejar un comentario en el blog opinando sobre la idoneidad o no de esta operación.

 Saludos y suerte con vuestras inversiones.  


from DIVIDENDO RENTABLE https://ift.tt/2JyCYuW
via IFTTT

Tercer Aniversario

 Llegamos de nuevo a una fecha muy especial para mí, el 14 de julio. Hoy se cumple el tecer aniversario de este blog, Dividendo Rentable.

 Y voy aprovechar esta entrada tan especial para agradecer a todos los que de alguna me han ayudado, así como a hacer un balance de cómo ha sido mi tercer año como bloguero. 
 Sin duda alguna, tener lectores y gente que te apoye ayuda mucho. Algunos comentarios han sido fantásticos, y todo han sido ánimos, palabras afectuosas y críticas constructivas. Muchas gracias a vosotr@s, lectoras y lectores por estar ahí. Repito las mismas palabras que hace 12 meses porque siguen estando vigentes.

 Añado además que me resulta muy gratificante saber que hay más de 1.950 personas que me siguen en Twitter. Para algunos serán pocos seguidores; para mí es un gran regalo: ¿cómo imaginar que mi pequeño blog podría merecer el ser leído por tanta gente? Sea como sea, encontrarse con gente que comenta en tu blog y aporta cosas, además de darte ánimos, hace que tenga un «plus» este hobby que tan bien me está haciendo hasta ahora, y no sólo económicamente.

 Me gustaría que todas las entradas que haga de ahora en adelante os sigan siendo útiles. El tiempo es lo único que no se puede recuperar, por lo que deseo que nunca sintáis que habéis perdido el tiempo leyendo alguna de mis entradas. Cierto es que en los últimos meses solo hablo de compras y ventas, aparte de las entradas mensuales de candidatas e ingreso pasivo, pero es que no doy tiempo para más. A veces pienso que compro demasiado; luego veo que mi ingreso pasivo sube y sube, y los remordimientos se disipan.

 Más allá de la gente que me sigue, sea de forma habitual u ocasional, debo reiterar los siguientes reconocimientos:

 – En primer lugar, como es obvio, agradecer a Robert Kiyosaki por sus libros, en especial «Padre Rico, padre pobre», que supuso el inicio de la búsqueda de la Independencia Financiera. Desde finales de enero de 2012 mi vida cambió y una nueva meta me planteé en la vida, además de las que ya tenía.

 – En segundo lugar, dar las gracias -con todo el cariño de mi corazón- a la otra persona que ha hecho posible que la salida de la rata sea cada día una realidad más tangible: la señora DR. Con una mentalidad muy parecida a la mía, siempre concienciada de que quiere una vida mejor y que el dinero solo es un medio, un medio para la libertad. Ahora somos un equipo al que se ha unido DR Jr., y no vamos a parar hasta alcanzar la libertad financiera. Todo mi amor para quien siempre ha estado ahí. «Sin ella nada de esto habría sido posible», como dije en la reunión que tuve en la Costa Blanca junto a Manuel (Objetivo 2035) y demás compañeros buscadores de la IF.

 – En tercer lugar, la redacción de este blog no me ha impedido leer otros blogs y aprender de ellos, así como de mis lectores. Desde aquí quiero dar mi enhorabuena, así como mi agradecimiento a aquellas webs y blogs que me han servido de mucho en mi búsqueda de la libertad financiera. Gracias a Rankia, Cazadividendos, El Farmacéutico Activo, El Monje Paciente… y tantos otros que me han servido para aprender y mejorar este blog.

 – En cuarto lugar, agradecer todos los momentos buenos pasados junto a personas que comparten como yo la búsqueda de la IF: Cazadividendos, Pablo, El Farmacéutico Activo, los chicos de Objetivo 2035 (gracias por esas Primeras Jornadas de IF en Valencia), Noel (infórmame de si montáis una quedada en Zaragoza) y Manel Perry (los grupos de Telegram son impresionantes).

 – En quinto lugar, insistir, como siempre, en que debéis copiar mis buenas ideas (si queréis) y desechar las malas (no hace falta que tropecéis en la misma piedra que yo).

 Y tras los agradecimientos, vamos a la parte más «controvertida», el repaso a mis operaciones bursátiles. Obviamente, no voy a contar cada una de todas mis operaciones bursátiles de los últimos 12 meses. Más bien resumiré rápidamente lo más significativo.

 Lo más interesante, a mi parecer, ha sido el peso ganado por Inditex, que se ha aupado en pocos meses desde un aceptable 4’4% (julio 2017) hasta más del 10%, colocándose en la 3a posición de mi portfolio. La empresa española más grande por capitalización y con unos números envidiables. Junto a Enagás y REE, que he ido sobreponderando más y más, y Naturhouse, que ha perdido peso en mi cartera, forman mi «Big Four»: más del 58% de mi cartera.

 Respecto a julio de 2017 se nota mucho la desaparición de Mapfre, que abandoné por no terminar de cuadrarme sus números ni su aumento del dividendo. Para ver la razones exactas podéis leer las entradas que hablan de las ventas de dichas acciones.

 Otro dato reseñable es la progresiva internacionalización de mi cartera: he pasado de un 8’91% de acciones extranjeras a un 22’26%. Tengo que mejorar aún más esta diversificación geográfica.

  Dentro de las extranjeras reseñar el descubrimiento de 2018: Abbvie. Una empresa que un crecimiento brutal del dividendo desde 2013 y que sigue creciendo a doble dígito. Al estar relacionada con el sector farmacéutico, el riesgo de que la empresa flojee a largo plazo es alto, pero de momento su producto estrella, el Humira, está funcionando bien y yo confío en ella. Un 4’3% de mi cartera está en esta empresa que tiene una RPD en torno al 4%.

 Y en breve, cambiando de tercio, me gustaría abrirme cuenta en un tercer bróker. Os iré informando.

  Y poco más que contar. Bastante he dicho ya y no quiero abusar de la paciencia de mis lectores. Espero estar muchos años con vosotros, compartiendo cosas en este blog. Ojalá llegue pronto a la independencia financiera; sin embargo, tengo que ser realista y sé que queda un largo camino por delante. De momento, me queda hasta 2039 para alcanzar dicha IF.

 Acabo esta entrada señalada reiterando mis agradecimientos y sugiriéndoos que sigáis atentos a este blog. Seguro que podréis leer más entradas que sean de vuestro interés.

 En la próxima entrada…

 Hablaré de una venta de acciones que realicé el 13 de julio.

 Gracias por compartir y por leerme. Seguimos dentro de unos días.

 Saludos y suerte con vuestras inversiones.

from DIVIDENDO RENTABLE https://ift.tt/2ujCYdq
via IFTTT